Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 13/1/2021
SIETES contiene 93213 citas

 
Ref. ID 73125
 
Tweet
Clarke CE. Rasagiline for motor complications in Parkinson's disease
The Lancet (Lancet)
2005
Volumen 365 página(s) 914-5

Cuando el tratamiento con levodopa dura unos años, los pacientes con enfermedad de Parkinson desarrollan complicaciones motoras, como movimientos involuntarios anormales de la cara, el tronco y las extremidades (discinesias) y fluctuaciones motoras (deterioro antes de la dosis siguiente y fluctuaciones on/off impredecibles. Estas complicaciones motoras se combinan con la progresión de la enfermedad para afectar a la calidad de vida. La estrategia tradicional para tratar las complicaciones motoras ha consistido en fraccionar la dosis de levodopa (dosis más reducidas y más frecuentes) y añadir un fármaco adyuvante. Se han probado para este fin agonistas de la dopamina (bromocriptina, cabergolina, lisurida, pergolida, pramipexol y ropinirol), inhibidores de la MAO B (rasagilina, selegilina) e inhibidores de la catecol-O-metiltransferasa (COMT) (entacapona y tolcapona). Estas medidas tienden a reducir el tiempo off y permiten reducir la dosis de levodopa, lo que a su vez puede reducir la discinesia.

La rasagilina es un inhibidor irreversible y selectivo de la MAO B, pero, a diferencia de su predecesor selegilina, no es convertida en metabolitos con estructura anfetamínica. En el ensayo de Rascol et al-73129, aparte de las mejorías clínicas descritas en el resumen correspondiente no se registraron diferencias significativas entre los tres grupos en la incidencia de efectos adversos dopaminérgicos ni en la tasa de retiradas. Las variables de medida y las escalas utilizadas son las utilizadas en este tipo de ensayo sobre tratamiento adyuvante, y corresponden a las aprobadas por las autoridades reguladoras. Además, los efectos beneficiosos fueron independientes de la edad (mayores o menores de 70 años) y de si el paciente recibía un agonista dopaminérgico. El ensayo LARGO está bien diseñado y realizado, pero, al igual que muchos otros ensayos de tratamiento adyuvante en la enferemedad de Parkinson, duró poco, sólo 18 semanas, lo que es poco para una enfermedad crónica de por vida. Un seguimiento de 12 meses habría sido más adecuado para evaluar determinados efectos, como por ejemplo tolerancia, pero mantener a los pacientes con placebo, con una enfermedad tan deteriorante, no sería ético.

Muchos de los ensayos anteriormente publicados sobre el tratamientod e la enfermedad de Parkinson tenían el inconveniente de no haber sido realizados en una población representativa en términos de edad. La edad media de los apcientes en el ensayo LARGO fue de unos 64 años, y más de una cuarta parte tenían más de 70 años. El hecho de que seguridad y eficacia fueran iguales según los pacientes fueran mayores o menores de 70 años es particularmente interesante, porque los pacientes de edad más avanzada tienen tendencia a presentar más efectos adversos cuando se añade nueva medicación.

También tiene interés que el efecto beneficioso sea de la misma cuantía en pacientes que ya recibían agonistas de la dopamina y en los que no los recibían. No obstante, se podría criticar que se eligió un fármaco comparador potencialmente menos eficaz. Los datos indirectos de ensayos clínicos y metanálisis sugieren que tolcapona y pramipexol son más eficaces que entacapona y rasagilina, pero no se han realizado comparaciones directas entre estos fármacos, y en consecuencia en la actualidad no se dispone de resultados de ensayos comparativos que puedan informar la decisión sobre el tipo de tratamiento adyuvante más eficaz y seguro.

El ensayo PD MED, actualmente en marcha, aleatoriza pacientes con complicaciones motoras entre cualquier agonista dopaminérgico, cualquier inhibidor de la MAO B, o cualquier inhibidor de la COMT, de modo que probablemente pueda dar resultados sobre los que basar estas decisiones.

La rasagilina ha sido recientemente aprobada en Europa para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson y de sus complicaciones motoras. Se toma en dosis única diaria, sin necesidad de titulación, y por lo tanto es más fácil de utilizar que la mayoría de los demás tratamientos adyuvantes.