Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 22/11/2020
SIETES contiene 93161 citas

 
Ref. ID 72473
 
Tweet
Umetsu DT. Revising the immunological theories of asthma and allergy
The Lancet (Lancet)
2005
Volumen 365 página(s) 98-100

En la década de los noventa, la teoría de las células "helper" Th1 y Th2 ha dominado el pensamiento inmunológico sobre las enfermedades alérgicas y el asma. Según esta teoría, las células Th1, que producen interferón gamma e interleucina 2, son responsables de las respuestas de mediación celular contra los patógenos intracelulares. Las células Th2, que producen interleucina 4 e interleucina 13, dirigen sus respuestas inmunitarias contra los helmintos intestinales. Las células Th1 también causan enfermedades autoinmunes, mientras que las Th2 causan enfermedades alérgicas y asma. Dado que las células Th1 y Th2 se regulan mutuamente, la teoría Th1/Th2 predice que las enfermedades alérgicas se desarrollan cuando hay demsiadas células Th2 y una cantidad insuficiente de células Th1. Cuando fue propuesta por primera vez en 1986, la teoría Th1/Th2 revolucionó el pensamiento inmunológico, porque proponía un mecanismo claro que explicara las desviaciones inmunitarias (tolerancia desdoblada) o la manera cómo la inmunidad humoral ocurre sin inmunidad de mediación celular, y viceversa. Esta teoría también demostraba la flexibilidad del sistema inmunitario, y que la función de las células T no está predeterminada en el timo, sino que se establece en ocasión de la estimulación inmunitaria (por ejemplo, por el microambiente de citocinas). La idea también sugería que las respuestas Th2 predominantes podrían ser corregidas mediante la adición de células Th1.

En los últimos años esta teoría ha sido puesta en duda por dos razones. Tanto las células Th1 como las Th2 son proinflamatorias, y las Th1 no siempre se regulan mutuamente con las Th2, sino que también podrían exacerbar las enfermedades mediadas por las Th2. En este mismo número de Lancet se publica un trabajo de Heaton et al que demuestra un segundo problema de la teoría Th1/Th2: las personas con enfermedades atópicas son heterogéneas y la dicotomía Th1/Th2 podría no ser aplicada a todos los individuos.

El trabajo citado muestra que, en la población general, las enfermedades alérgicas y el asma se asocian a la producción de Th2, en particular interleucina 5, eosinofilia y producción de IgE. Aunque este resultado está de acuerdo con la teoría Th1/Th2, se encontraron importantes excepciones. Por ejemplo, la producción de interferón gamma se asociaba a un incremento de la reactividad inmediata en pruebas cutáneas (y presumiblemente daba lugar a alergias peores) y con hiperreactividad de las vías respiratorias. Estas asociaciones demuestran que las respuestas a las células Th1 podrían potenciar la gravedad de las enfermedades alérgicas y el asma, como ha sido observado en ratones. Sorprendentemente, se encontró que los individuos con hiperreactividad bronquial (pero no alérgicos) producían concentraciones elevadas de interleucina 10, lo que sugiere que la interleucina 10 podría ser una citocina de Th2 que potenciaría la afectación de las vías respiratorias. Sin embargo, la interleucina 10 inhibió las pruebas cutáneas de reactividad inmediata, hecho que es consistente con la idea de que en algunos casos la interleucina 10 también podría proteger contra la enfermedad alérgica y el asma, tal como se ha demostrado anteriormente. Más importante todavía, Heaton et al observaron que los patrones de citocinas producidos por los linfocitos variaban de un individuo a otro. Esta diversidad indica que la atopia es compleja y está influida por la heterogeneidad genética, y que los efectos del ambiente, como las infecciones o la exposición a alergenos, ocurren con intensidades variables de un individuo a otro. Estos resultados sugieren que se debe revisar la teoría Th1/Th2 y su aplicación a las enfermedades alérgicas y el asma en el ser humano.

No obstante, la interpretación de este estudio debe ser prudente, porque se estudiaron mononucleares en sangre periférica, que podrían no ser representativos de las células inmunitarias que se encuentran en los tejidos afectados en caso de enfermedad alérgica o de asma, como el pulmón y la mucosa nasal. En otras palabras, los tipos celulares mediadores y pro