Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 16/9/2019
SIETES contiene 92806 citas

 
Ref. ID 50286
 
Tweet
Joranson DE, Ryan K M, Gilson AM, Dahl JL. Trends in medical use and abuse of opioid analgesics
Journal of the American Medical Association (JAMA)
2000
Volumen 283 página(s) 1710-4

A menudo el dolor se trata insuficientemente. Esta resistencia al tratamiento se debe en parte al temor de producir dependencia. Aunque diversos grupos de consenso han determinado que los analgésicos opiáceos son esenciales para el tratamiento del dolor, no hay información sobre las consecuencias de este uso en términos de producción de dependencia de opiáceos. El objetivo de este estudio fue evaluar la proporción de dependencias debidas a analgésicos opiáceos en EUA y las tendencias temporales de uso médico y abuso de 5 analgésicos opiáceos para el tratamiento del dolor intenso: fentanilo, hidromorfona, petidina (meperidina), morfina y oxicodona. Para cuantificar el efecto (abuso), se realizó un estudio retrospectivo de historias clínicas de 1990 a 1996 almacenadas en la base de datos del sistema DAWN (Drug Abuse Warning Network). Para cuantificar "la causa" (prescripción médica) se examinaron los datos del registro nacional norteamericano de prescirpciones de analgésicos opiáceos. RESULTADOS: Durante el período 1990 a 1996 el consumo de morfina amentó en 59% (de 2,2 a 3,5 millones de g), el de fentanilo en 1168% (de 3263 a 41371 g), el de oxicodona en 23% (de 1,6 a 2,0 millones de g), y el de hidromorfina en 19% (de 118.455 a 141.325 g); se registró una disminución del consumo de meperidina de un 35% (de 5,2 a 3,4 millones de g). En el mismo período el número total anual de menciones de abuso de estos fármacos aumentó de 32.430 a 34.563 (6,6%), pero la proporción de menciones de abuso de opiáceos en relación al número total de menciones disminuyó de 5,1% a 3,8%. Las notificaciones de abuso disminuyeron para petidina (39%), oxicodona (29%), fentanilo (59%) e hidromorfona (15%), y aumentaron en un 3% para la morfina. CONCLUSIONES: El aumento del consumo médico de analgésicos opiáceos para el tratamiento del dolor no parece contribuir a incrementar las consecuencias sobre la salud del abuso de estos fármacos