Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 13/1/2021
SIETES contiene 93213 citas

 
Ref. ID 103746
 
Tweet
Anónimo. Three new drugs for the prevention of migraine
Drug and Therapeutics Bulletin (Drug Ther Bull)
octubre 2020
Volumen 58 nº 10 página(s) 151-6

En ensayos clínicos de corta duración controlados con placebo sobre profilaxis de la migraña, los anticuerpos monoclonales erenumab, fremanezumab y galcanezumab produjeron reducciones modestas del número mensual de ataques de migraña. Estos fármacos están autorizados para el tratamiento de la migraña en pacientes adultos con cuatro o más ataques al mes. Se administran por vía subcutánea.

Estos anticuerpos están dirigidos contra el CGRP (péptido relacionado con el gen de la calcitonina), un neuropéptido de 37 aminoácidos que es un potente vasodilatador, y que parece tener varias funciones fisiológicas. El CGRP ejerce una amplia variedad de efectos sobre la musculatura cardiovascular lisa y esquelética, así como sobre el sistema endocrino y el aparato gastrointestinal, mediante la activación de receptores específicos de membrana. El CGRP y sus receptores se expresan ampliamente en sistema nervioso central y participan en la modulación, la percepción y la sensibilización central al dolor. Se ha demostrado que el CGRP tiene una función causal en el ataque de migraña, y se ham demostrado concentraciones elevadas del neuropéptido en sangre yugular durante un ataque, concentraciones que volvían a valores normales tras tratamiento con sumatriptán.

Además de reducir el número mensual de ataques de migraña, en ensayos clínicos estos fármacos redujeron el número de días con migraña.

Los efectos adversos más frecuentes son dolor en el punto de inyección, prurito, erupción cutánea, urticaria, estreñimiento y reacciones de hipersensibilidad. No se dispone de datos sobre posibles efectos indeseados de la exposición prolongada. Dado que el CGRP es un vasodilatador liberado en respuesta a la vasoconstricción, se han expresado dudas sobre la posibilidad de que el tratamiento con estos fármacos incremente el riesgo cardiovascular (porque produciría hipertensión e inhibiría los mecanismos de cardioprotección en ocasión de episodios de isquemia). En varios ensayos clínicos con estos fármacos se excluyó a los pacientes con antecedente de patología cardiovascular.

Se concluye que pueden tener “un papel limitado” en el tratamiento de las personas más afectadas por la migraña y que no han respondido a otros tratamientos mucho menos costosos, con revisión de su eficacia en cada paciente al cabo de 12 meses de tratamiento.