Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 20/10/2020
SIETES contiene 93128 citas

 
Ref. ID 103711
 
Tweet
Haugaard JH, Kofoed K, Gislason G, Dreyer L, Egeberg A. Association between drug use and subsequent diagnosis of lupus erythematosus
JAMA Dermatology (JAMA Dermatol)
2 de septiembre 2020
página(s) 1

Se calcula que hasta un 30% de los casos de lupus eritematoso cutáneo subagudo (LEC) y hasta un 15% de los casos de lupus eritematoso sistémico (LES) son atribuibles a fármacos. Sobre la base de la información producida por la notificación espontánea y también por varios estudios epidemiológicos, más de 100 fármacos de más de 10 grupos farmacológicos diferentes han sido involucrados en la etiopatogenia de estas enfermedades.

El objetivo de este estudio de casos y controles realizado con la información de las bases de datos sanitarias de Dinamarca de 2000 a 2017, fue evaluar la asociación entre consumo de fármacos y diagnóstico posterior de LEC o de LES. Se seleccionaron 10 controles por cada caso de LES o de LEC, emparejados por edad y sexo.

Se examinó la exposición a fármacos dispensados en farmacia y también de dispensación hospitalaria.

Se identificaron 3.148 pacientes con LEC (n=1.298, 78% mujeres) y 1.850 con LES (83% mujeres), de edad mediana al diagnóstico de 45 años.

Se registraron numerosas asociaciones significativas entre exposición a fármacos y diagnóstico subsiguiente de LEC o LES. Muchas de ellas eran probablemente atribuibles a sesgo protopático (el fármaco podría haber sido consumido para el tratamiento de pródromos o de primeros síntomas inespecíficos de la enfermedad).

También se registraron nuevas asociaciones de causalidad plausible: fexofenadina (OR de LES=2,61, OR de LEC=5,05), levotiroxina sódica (OR de 2,46 y 1,30, respectivamente), metoclopramida 3,38 y 1,47) y metronidazol (1,57 y 1,93).

Aunque no son citados en el resumen, también llaman la atención las magnitudes de los riesgos asociados a cetiricina (otro antihistamínico H1), antibióticos macrólidos (eritromicina, azitromicina, roxitromicina), dicloxacilina, paracetamol, inhibidores de la bomba de protones (IBP) (estos con análisis individualizado para cada uno de ellos), alendronato, fluconazol y sobre todo warfarina.

[Numerosos fármacos aparecen en las tablas con valores de OR elevados y estadísticamente significativos. Sin embargo, los autores lo atribuyen a sesgo protopático. Estos fármacos son corticoides (sobre todo prednisolona), hidroxicloroquina, AINE (ibuprofeno, diclofenac, otros), IBP, analgésicos opiáceos y otros. Esto plantea incertidumbre sobre lo adecuada que fue la ventana etiológica de exposición considerada por los autores.]