Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 29/10/2020
SIETES contiene 93137 citas

 
Ref. ID 103695
 
Tweet
Novoa A. Ni formación ni investigación: relaciones públicas, propaganda y corrupción
NoGracias (NoGracias)
2 de agosto 2020
página(s) 1

"El pasado miércoles, 22 de julio, se aprobó por mayoría en el Pleno del Congreso el Dictamen de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica, que, en lo que respecta a la Sanidad y la Salud Pública, recoge una propuesta (47.2) que señala:

«Tomar medidas para financiación pública de formación continuada de los profesionales sanitarios a cargo de las administraciones públicas, y para investigación independiente, divulgación/educación sanitaria y patrocinio de actividades de asociaciones de pacientes. Se prohibirá financiación de estas actividades, directa o indirectamente, por la industria»...

...En «La ilusión de la medicina basada en la evidencia» de Jureidini y McHenry se describen por enésima vez las estrategias corruptas de la industria. Como dicen los autores, ahora para saber exactamente para qué sirve un fármacos es necesario conocer en detalle los procesos judiciales. Ni los Clinical Study Reports de las agencias regulatorias ni el acceso a los datos brutos de los ECAs y, mucho menos, la evaluación crítica de los ensayos clínicos aportan elementos que permitan saber con claridad la eficacia de un fármaco..."

Se reproduce el inicio del libro de Jureidini y McHenry "The illusion of evidence-based medicine":

"«La mayoría de las personas creen que los medicamentos que toman son seguros y eficaces, que han sido probados adecuadamente y que han pasado por un riguroso escrutinio reglamentario. Pocas personas entienden hasta qué punto la promoción farmacéutica socava estos supuestos. Los medicamentos superventas como los antidepresivos para la depresión y el trastorno de ansiedad social, las estatinas para el colesterol alto y los antidiabéticos orales para reducir la glucosa en la sangre son menos eficaces -y más inseguros- de lo que sus campañas de promoción nos hacen creer. Los médicos y los pacientes son engañados por afirmaciones que parecen basarse en la autoridad de la ciencia, pero que en realidad son poco más que marketing. En lugar de tratar las enfermedades reales con medicamentos esenciales, las empresas farmacéuticas persuaden a los médicos para que prescriban medicamentos para las condiciones en las que el análisis de daños y beneficios no favorece el tratamiento. Incluso en el caso de medicamentos que pueden salvar vidas, los verdaderos daños y beneficios que surgen durante las pruebas científicas o posteriormente son a menudo ocultados por quienes tienen un interés financiero en el resultado. En este libro, exponemos la corrupción de la medicina por parte de la industria farmacéutica. Está en juego la integridad de uno de los mayores logros de la ciencia moderna: la medicina basada en la evidencia científica.»"...

...Los autores no solo describen estos datos confidenciales sino también su devenir al intentar que las revistas adviertan a los lectores sobre ensayos publicados que se han demostrado manipulados (y siguen siendo referenciados) o la imposibilidad de publicar sus hallazgos en la literatura científica (con cartas bien explícitas de editores que les comentan el poder de la industria para arruinarles si divulgan investigaciones independientes que denuncian sus manipulaciones)...

...Tras analizar iniciativas que han mostrado mínima capacidad para cambiar las inercias actuales (transparencia en las relaciones con la industria; mejor acceso a los datos; registro de ensayos; restricciones a la comercialización; o estrategias legales), que en muchos casos han servido como blanqueantes de credibilidad, los autores proponen reformas que ellos mismos denominan radicales.

Hay dos estrategias de supresión

(1) Desarrollo independiente de los ensayos clínicos

...

(2) Negativa de las revistas de publicar ensayos clínicos patrocinados por la industria