Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 21/10/2020
SIETES contiene 93129 citas

 
Ref. ID 103617
 
Tweet
Samper E. Lo que el dinero no puede acelerar: ¿Por qué requiere tanto tiempo conseguir una vacuna contra el coronavirus?
eldiario.es (eldiario.es)
9 de mayo 2020
página(s) 3

En este excelente artículo se ofrece la dirección de una página de seguimiento del desarrollo de vaacunas, desarrollada por la London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM): https://vac-lshtm.shinyapps.io/ncov_vaccine_landscape/?mc_cid=6f57007826&mc_eid=e7bb58b59b.

Reproducimos algunos párrafos:

...En estos momentos hay al menos 120 vacunas contra el coronavirus en fase de investigación en diferentes regiones del mundo. Estas vacunas se dividen en varios grupos: Basadas en ARN, basadas en ADN, vectores virales no replicativos, vectores virales replicativos, virus inactivados, virus "vivos" atenuados y basadas en subunidades de proteínas.

Casi todas ellas (110) están en fase preclínica, que consiste en la evaluación in vitro (sobre células en cultivo) y en animales de laboratorio. Tan solo 10 vacunas se encuentran en un ensayo clínico de fase I (evaluación de la seguridad de la vacuna, sobre 20-100 personas sanas) o en fase 2 (evaluación de la eficacia, sobre varios cientos de personas).

Todavía no hay ninguna vacuna en fase III, el paso más exigente y necesario para la comercialización de cualquier nuevo tratamiento. En esta fase se requiere un número considerable de pacientes (idealmente entre 300 y 3.000 personas) para verificar la eficacia y seguridad de la vacuna...

...Los coronavirus no interesaban

Tampoco tenemos, hasta ahora, ninguna vacuna que haya demostrado efectividad contra ningún coronavirus en humanos por múltiples razones. Por un lado, nunca ha interesado desarrollar una vacuna contra los coronavirus estacionales porque simplemente provocan resfriados leves cada año. Por otro, los coronavirus MERS y SARS (que sí provocan graves enfermedades) dejaron de causar epidemias, por lo que el interés económico en desarrollar una vacuna contra ellos cayó en picado y su investigación en fases clínicas preliminares se interrumpió.

Como no contamos con vacunas comercializadas contra coronavirus, tampoco contamos con una gran infraestructura para producirlas y esto será un paso imprescindible para la producción a gran escala de una vacuna efectiva.

Las diferentes etapas por las que tienen que pasar las potenciales vacunas requieren de estrictas medidas para asegurar la calidad y seguridad de las vacunas, lo que hace el proceso más lento. Cualquier atajo en estas etapas puede llevar a que la vacuna llegue a ser más peligrosa que el propio virus SARS CoV-2. Es algo que ya ha ocurrido en algún que otro ensayo clínico para vacunas experimentales contra otros virus.

No hay atajos

El primer paso de toda vacuna comienza con su desarrollo en el laboratorio. Según el tipo de vacuna, este proceso suele llevar varios meses. Las vacunas basadas en ARN o ADN son rápidas de desarrollar (se pueden conseguir en semanas), pero tienen la gran desventaja de que es un enfoque novedoso que requiere una evaluación más exigente que otros tipos de vacunas que llevan utilizándose desde hace más de 50 años.

El segundo paso, cuando la vacuna ya se ha creado, es valorarla in vitro y en animales de laboratorio para comprobar su seguridad y también su eficacia (hay que comprobar si los animales producen anticuerpos protectores contra el coronavirus). Este proceso requiere también de varios meses. Si la vacuna supera con éxito esta etapa, la prueba de fuego son los ensayos clínicos, con sus tres fases descritas anteriormente.

Cada una de estas fases necesita varios meses para desarrollarse por todo lo que ello implica: diseñar el ensayo clínico, reclutar a pacientes, administrar la vacuna, esperar a ver qué efectos aparecen, recoger los resultados y publicarlos. De nuevo, no hay atajos en estos procesos, por mucha inversión multimillonaria que haya detrás. Cualquier ensayo clínico debe durar lo suficiente para detectar posibles daños ocasionados por la vacuna y también para asegurarse de que las personas desarrollan protección contra el coronavirus.

La vía rápida

Si la vacuna ha pasado con éxito los ensayos clínicos, los resultados se presentan a las agencias reguladoras y entra en la fase de revisión y aprobación. Las encargad