Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 24/10/2020
SIETES contiene 93133 citas

 
Ref. ID 103607
 
Tweet
Mazzucato M, Torreele E. Cómo desarrollar una vacuna del Covid-19 para todos
Sinpermiso (Sinpermiso)
3 de mayo 2020
página(s) 7

Excelente y breve comentario sobre las tensiones globales en el desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2.

La(s) vacuna(s) debe(n) ser gratuita(s) y de uso universal. No debe haber propiedad intelectual sobre la vacuna en forma de patente.

La investigación para su obtención debería ser cooperativa, y no competitiva. Se comenta el papel de la CEPI, que distribuye fondos para financiar proyectos de desarrollo, y que ha recibido una importante financiación de feuntes públicas.

Reproducimos dos apartados:

"...Inversión pública

Estos esfuerzos masivos son posibles sólo gracias a una inversión pública substancial, en la que se incluya la de los Institutos Nacionales de Salud norteamericanos y la Coalición de Innovación en la Preparación para Epidemias (CEPI). Esta última, una organización sin ánimo de lucro con financiación pública, se creó tras la epidemia de ébola de África Occidental de 2014-16 para impulsar la investigación y el desarrollo de vacunas que podrían utilizarse durante los brotes de la enfermedad.

El CEPI ha recibido hasta ahora 765 millones de dólares extra de 2.000 millones asignados como financiación para el desarrollo la vacuna del Covid-19 de multiples gobiernos. La Autoridad Biomédica de Investigación y Desarrollo Avanzados, parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos norteamericanos, ha invertido considerablemente en proyectos de desarrollo de vacunas con Johnson & Johnson (450 millones de dólares ) y Moderna (483 millones de dólares ). Y la Unión Europea tiene la intención de movilizar una mayor financiación pública para arrostrar la pandemia en un congreso de compromisos virtual el 4 de mayo.

Pero no basta la inversion por sí sola. Para tener éxito, todo el proceso de innovación de la vacuna, desde la investigación y desarrollo al acceso, deben estar gobernados por reglas de actuación claras y transparentes basadas en metas y métricas de interés público. Eso a su vez exigirá un claro alineamiento entre intereses públicos globales y nacionales.

Un enfoque orientado a objetivos

El primer paso, crucial, consiste en adoptar un enfoque orientado a objetivos que centre las inversiones, tanto públicas como privadas, en alcanzar una meta común claramente definida: desarrollar una(s) vacuna(s) del Covid-19 que puedan producirse a escala global rápidamente y que pueden estar universalmente disponibles de modo gratuito. Realizar este objetivo exigirá reglas firmes en lo que respecta a la propiedad intelectual (IP), precios y fabricación, diseñado y aplicado de modo y manera que valoren la colaboración y solidaridad internacionales, más que la competencia entre países.

En segundo lugar, para maximizar el impacto sobre la salud pública, el ecosistema de innovación debe encaminarse al uso de la inteligencia colectiva para acelerar avances. La ciencia y la innovación médica prosperan y progresan cuando los investigadores intercambian y comparten el conocimiento abiertamente, permitiéndoles construir sobre los éxitos y fracasos de otros en tiempo real.

Pero la ciencia hoy propietaria no sigue ese modelo. Por el contrario, promueve la competencia en secreto, prioriza la aprobación reguladora en países ricos por encima de la disponibilidad amplia y las repercusiones globales en la salud pública y erige barreras a la difusión tecnológica. Y aunque puedan ser de ayuda grupos (“pools”) de propiedad intelectual como el que ha propuesto Costa Rica a la Organización Mundial de la Salud, corren el riesgo de ser ineficaces mientras se permita a las empresas privadas con ánimo de lucro mantener el control sobre tecnologías y datos cruciales, aun cuando estos se hayan generado con inversiones públicas."