Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 7/7/2020
SIETES contiene 93061 citas

 
Ref. ID 103596
 
Tweet
Gandhi RT, Lynch JB, Del Río C. Mild or moderate Covid-19
The New England Journal of Medicine (N Engl J Med)
24 de abril 2020
página(s) 1

Entre el torrente de información sobre la COVID-19, este artículo es atractivo porque el título anuncia la descripción de pacientes con cuadros leves o moderados que no requieren ingreso hospitalario. En realidad describe casos leves pero mayoritariamente casos que califica de moderados pero que requirieron ingreso hospitalario.

Dos párrafos son ilustrativos de la falta de atención a los tratamientos farmacológicos crónicos como posibles factores de riesgo de COVID-19 grave:

“Los factores de riesgo de las complicaciones de la COVID-19 son la edad avanzada (es decir, >65 años), enfermedad cardiovascular, enfermedad pulmonar crónica, hipertensión, diabetes y obesidad. No está claro si otras patologías (renales, inmunosupresión, cáncer y VIH no estabilizada) confieren un mayor riesgo de complicaciones, pero dado que estas patologías pueden asociarse a peores resultados tras una infección con otros patógenos respiratorios, se recomienda un seguimiento estrecho de los pacientes con COVID-19 que las padecen”.

“Uso de medicaciones concomitantes en personas con COVID-19.

Dado que el SARS-CoV-2 penetra en las células humanas gracias al receptor ECA-2, se ha planteado la posibilidad que el consumo de IECA o de antagonistas de la angiotensina (ARA-2), que puede dar lugar a un aumento de los niveles de ECA-2, pueda incrementar la adquisición del SARS-CoV-2 o la gravedad de la COVID-19. Sin embargo, dada la ausencia de datos definitivos procedentes de ensayos clínicos, la recomendación actual es que los pacientes que reciben tratamiento con un IECA o un ARA-2 para otra indicación (por ej., hipertensión o insuficiencia cardíaca) no deben dejar de tomarlos, incluso si tienen COVID-19. Algunos informes han sugerido un posible efecto deletéreo de los AINE sobre el curso de la COVID-19, pero varias organizaciones prestigiosas han puesto de relieve la falta de información clínica que sustente este temor. [¡¡¡Invocar “instituciones prestigiosas”!!!]. También se ha puesto en duda el consume de glucocorticoides, y algunas guías de práctica clínica sugieren que no deben ser utilizados en pacientes con neumonía por COVID-19. En pacientes que los están tomando para otras indicaciones no se debe detener el consumo de corticoides sistémicos o inhalados”.

[No se matiza que muchos pacientes con EPOC que reciben corticoides por vía inhalatoria no se benefician de este tratamiento, y al mismo tiempo tienen un riesgo aumentado de neumonía, cuya incidencia anual en pacientes con EPOC pasa de 5% en los que no reciben corticoides a casi 10% en los que los reciben. (véase Suissa et al-103589)]