Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 7/7/2020
SIETES contiene 93061 citas

 
Ref. ID 103588
 
Tweet
Rejón R. Sanidad incorpora dos nuevos medicamentos para aplicar como último recurso en pacientes graves de COVID-19
eldiario.es (eldiario.es)
18 de abril 2020
página(s) 5

La epidemia de COVID-19 es aprovechada para dar lustre a fármacos con un mercado potencial limitado. Series de unos pocos pacientes sin grupo de control llevan a la autoridad reguladora (la AEMPS) a unirse a la orgía de yatrogenia que producen los tratamientos no evaluados con rigor.

Reproducimos algunos párrafos, sobre ruxotinilib, siltuximab y remdesivir:

"El ruxotinilib es una sustancia indicada para enfermos de mielofibrosis y policitemia a los que se les agranda el bazo. Ambas patologías están relacionadas con una alteración de la médula ósea. La primera impide que se produzca la cantidad normal de células sanguíneas y la segunda implica que se crean demasiados glóbulos rojos (que espesan en exceso la sangre).

Utilizado en el hospital de Livorno (Italia), se aplicó a pacientes con un cuadro grave que iban encaminados hacia su ingreso en la UCI y la necesidad de respiración asistida. Ocho enfermos frenaron esa evolución y no tuvieron que pasar a cuidados intensivos. Se trata de un grupo minúsculo, por lo que es preciso ampliar los estudios sobre Ruxotinilib, que es propiedad de la farmacéutica Novartis y se comercializa con el nombre Jakavi.

La otra molécula, el siltuximab, se ha utilizado en pacientes graves de COVID-19 y está en un ensayo clínico desarrollado en el hospital Papa Juan XXIII de Bérgamo (ciudad especialmente golpeada por la pandemia). Este fármaco está autorizado para tratar la enfermedad de Castleman multicéntrica (un trastorno poco frecuente que involucra el crecimiento excesivo de las células de los ganglios linfáticos).

El ensayo incluye a 25 pacientes con complicaciones respiratorias graves, de los que el 76% estabilizaron su condición o mejoraron, según los datos preliminares. La idea de recurrir a este producto se basa en que previene la respuesta sobredimensionada del sistema inmune que, según las primeras evidencias, está detrás de los casos más graves de neumonía en enfermos de COVID-19. La llamada tormenta de citoquinas. Si este medicamento confirma sus efectos, permitiría dar tiempo a los pacientes para recobrar la función pulmonar e ir abandonando las unidades de cuidados intensivos.

El fármaco contra el ébola gana terreno

Este jueves, otro de los candidatos a convertirse en tratamiento general para la COVID-19, el Remdesivir, recibió un impulso del estudio que realiza la Universidad de Chicago en un hospital de la ciudad estadounidense. De los 125 pacientes escogidos, casi todos recibieron el alta, según sus conclusiones iniciales.

El remdesivir, diseñado para luchar contra el ébola aunque no había completado el proceso de autorización todavía, está siendo probado en todo el mundo. En España, donde se había aplicado mediante el uso compasivo, se llevan a cabo cinco ensayos clínicos con esta sustancia que es propiedad de la empresa Gilead. La farmacéutica vio cómo sus acciones se dispararon en bolsa tras conocerse estos primeros datos.