Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 5/8/2020
SIETES contiene 93082 citas

 
Ref. ID 103573
 
Tweet
Jefferson T, Jones M, Al Ansari LA, Bzaweer G, Beller E, Clark J, Conly J, Del Mar C, Dooley E, Ferroni E, Glasziou P, Hoffman T, Thorning S, van Driel M. Physical interventions to interrupt or reduce the spread of respiratory viruses. Part 1 - Face masks, eye protection and person distancing: systematic review and meta-analysis
medRxiv (medRxiv)
30 de marzo 2020
página(s) 1

El objetivo de esta puesta al día de una revisión sistemática y metanálisis anteriores, con resultados publicados hasta marzo de 2020, fue examinar la eficacia de la protección ocular, máscaras faciales y el distanciamiento social en interrumpir o reducir la diseminación de virus respiratorios.

Se incluyeron ensayos clínicos y ensayos comunitarios de personas de todas las edades, en los que se evaluaran protección ocular, máscara facial o distanciamiento, o barreras físicas similares. Las variables de interés fueron infección respiratoria aguda y sus consecuencias.

Se incluyeron 15 ensayos clínicos (comunitarios, es decir con aleatorización por grupos como servicios sanitarios, barrios, poblaciones, etc.) en los que se investigó el efecto de máscaras faciales (14 ensayos) en profesionales sanitarios y en población general, y el efecto de la cuarentena (un ensayo). No se identificaron ensayos sobre protección ocular.

Llevar máscara, comparado con no llevarla, no redujo la incidencia de enfermedad gripal [RR=0,93 (IC95%, 0,83-1,05)] ni de gripe confirmada por laboratorio [RR=0,84 (IC95%, 0,61-1,17)], ni en la población general ni en el personal sanitario [[RR=0,37 (IC95%, 0,05-2,50)].

No se hallaron diferencias entre las máscaras quirúrgicas y las N95: RR=0,83 (IC95%, 0,63-1,08) para enfermedad gripal y RR=1,02 (IC95%, 0,73-1,43) para gripe confirmada.

Apenas se describieron los efectos indeseados, que se limitaron a incomodidad que daba lugar a menos uso de la protección.

En el único ensayo en el que se evaluó la cuarentena en profesionales sanitarios con contactos domésticos con gripe, se halló una reducción de los casos de enfermedad gripal en el trabajo, pero un mayor riesgo de contagiarse de gripe de los trabajadores en cuarentena.

Los autores concluyen: “A pesar de las limitaciones de diseño y de descripción de los resultados de la mayoría de los ensayos, todavía recomendaríamos a los profesionales sanitarios que usen máscaras faciales. No hallamos diferencias entre las máscaras quirúrgicas y las N95. Estas últimas se asociaron a efectos indeseados como deshidratación, menor rendimiento y menor seguimiento de las normas de uso. Hay pruebas limitadas a favor de la cuarentena. Sobre la base de los datos observacionales registrados en la epidemia anterior de SARS, es necesario hacer grandes ensayos clínicos de comparación de la protección facial completa con la máscara quirúrgica. Con el fin de informar adecuadamente sobre estrategias frente a la pandemia global, es fundamental la financiación de tal ensayo.”