Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 25/5/2020
SIETES contiene 93010 citas

 
Ref. ID 103555
 
Tweet
Lipsitch.M. We know enough now to act decisively against Covid-19. Social distancing is a good place to start
STAT (STAT)
18 de marzo 2020
página(s) 1

Comentario al polémico comentario de Ioannidis-103554 sobre la diseminación de la infección por covid-19. Reproducimos algunos párrafos:

“…En primer lugar, el número de casos graves (que es el producto de dos variables que desconocemos, incidencia y curso clínico) es temiblem país tras país si se deja que la infección se disemine. En Italia se acumulan los féretros de víctimas del covid-19 en las iglesias, en donde se ha dejado de hacer funerales. En Wuhan, en el pico de la epidemia, los casos críticos fueron tan numerosos que, si se aplicara a la población de EEUU, llenarían todas las camas de UCI.

Esto es lo que ocurre cuando una comunidad espera a intentar detener la transmisión hasta que la crisis estalla. La demanda de camas de UCI es posterior en unas tres semanas, porque cuando una persona se infecta, tarda este tiempo en enfermar gravemente. Por eso actuar antes de que estalle la crisis, como se hizo en las ciudades chinas que no eran Wuhan y en algunas ciudades pequeñas del norte de Italia, es esencial para evitar la saturación del sistema sanitario.

En segundo lugar, si no se aplican medidas de control, el número de casos seguirá creciendo de manera exponencial más allá de las cifras temibles que ya se han visto. Los científicos han estimado que el índice reproductivo básico del virus es de alrededor de 2. Esto significa que, sin control, el número de casos se doblará, después se cuadruplicará, luego se multiplicará por ocho, y así sucesivamente, doblándose en cada “generación” de casos.

Para detener una epidemia como esta de manera permanente, debe estar inmunizada casi la mitad de la población. Aunque se desconoce el número exacto de personas infectadas en cada población, las estimaciones actuales indican que por cada caso sintiomático hay más o menos otro caso asintomático y muy leve.

Es especialmente importante insistir en que una pandemia como esta no se disipa por sí sola, una de las posibilidades que sugirió Ioannidis. En 2003 el SARS fue vencido con intensas medidas de salud pública en muchos lugares, que fueron efectivas porque el contagio procedía principalmente de enfermos muy graves. El síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), en 2012, es una infección poco contagiosa que causa brotes en hospitales, pero es mucho menos contagiosa que el covid-19.

Actualmente hay dos opciones frente al covid-19: confinamiento social prolongado o saturación del sistema sanitario. Esta es la deprimente conclusión expresada por muchos epidemiólogos durante semanas, y que se encuentra detallada en un informe publicado por el Imperial College esta semana.

Ioannidis tiene razón en que el confinamiento social durante meses o años es difícilmente imaginable, e incluso impracticable. La alternativa de dejar que la infección se disemine de manera incontrolada es igualmente inimaginable. Ciertamente necesitamos más datos. Incluso más, necesitamos avanzar en disponer de tratamientos efectivos, vacunas y otras medidas de prevención para aplicar a gran escala.

No actuar y esperar un milagro mientras los sistemas sanitarios son saturados por el covid-19 no es una opción. A corto plazo no hay más opción que usar el tiempo que estamos comprando con el confinamiento para movilizar una iniciativa política, económica y social masiva para encontrar nuevas maneras de enfrentarse a este virus.”