Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 13/1/2021
SIETES contiene 93213 citas

 
Ref. ID 103554
 
Tweet
Ioannidis JPA. A fiasco in the making? As the coronavirus pandemic takes hold, we are making decisions without reliable data
STAT Daily Recap (STAT Daily Recap)
17 de marzo 2020
página(s) 1

La falta de información fiable sobre la incidencia y prevalencia de la infección por coronavirus en la población general, y sobre su evolución, es la principal causa de incertidumbre sobre su futuro.

Sin esta información es muy difícil planificar adecuadamente una respuesta, y mucho menos esperar que el confinamiento masivo reduzca la epidemia, y la mayor parte del exceso de mortalidad podrá ser debido a falta de atención adecuada a otras enfermedades, que por el propio coronavirus.

La incertidumbre sobre las cifras de prevalencia, incidencia y progreso de los contagios impide disponer de denominadores fiables (número de contagiados) para conocer el número de afectados, el número de casos graves y la letalidad.

“Los datos recogidos hasta ahora sobre la manera cómo se infecta mucha gente y cómo evoluciona la epidemia carecen de toda fiabilidad. Dada la escasez de pruebas en población, no se recuentan algunos fallecimientos y probablemente la enorme mayoría de las infecciones por SARS-CoV-2. No sabemos si somos incapaces de detectar la infección en un factor de tres a 300. Tres meses después del inicio del brote, la mayoría de los países, entre ellos EEUU, carecen de capacidad para aplicar la prueba a grandes poblaciones, y ningún país dispone de información fiable sobre la prevalencia del virus en una muestra representativa y aleatoria de la población general.

Este fracaso de los datos crea una tremenda incertidumbre sobre el riesgo de morir por el Covid-19. Las tasas de letalidad publicadas, como la oficial de 3,4% de la OMS, causan horror, pero a la vez no tienen sentido. Las personas a las que se ha hecho la prueba del SARS-CoV-2 son sobre todo personas con síntomas graves y curso clínico desfavorable. Dado que la mayoría de sistemas sanitarios tienen capacidad limitada para hacer pruebas en población general, el sesgo de selección puede incluso empeorar en el próximo futuro.

La única situación en la que se aplicó la prueba a la totalidad de una población cerrada fue la del crucero Diamond Princess y sus pasajeros en cuarentena. La letalidad fue de 1,0%, pero hay que tener en cuenta que la población era mayoritariamente de edad avanzada, en la que la letalidad es mucho mayor.

Si se proyectan las tasas de mortalidad del Diamond Princess a la estructura de edad de EEUU, la tasa de letalidad entre los infectados sería de 0,125%. Pero puesto que esta cifera se basa en datos extraordinariamente limitados –sólo ocurrieron siete muertes entre los 700 pasajeros y tripulación infectados- la tasa real podría situarse entre cinco veces menos (0,025%) y cinco veces más (0,625%). También es posible que algunos de los pasajeros infectados muera más tarde, y que los turistas pueden tener, en comparación con la población general, una frecuencia diferente de enfermedades crónicas, que son también un factor de riesgo de peor pronóstico en caso de infección por SARS-CoV-2. Si se suman estas nuevas razones para la incertidumbre, una estimación razonable de la tasa de letalidad en la población general de EEUU podría situarse entre 0,05% y 1%.

Esta amplia variabilidad se traduce a las valoraciones de la gravedad de la pandemia y a lo que se debe de hacer. Una mortalidad poblacional de 0,05% es menor que la de la gripe estacional. Si esta es la verdadera tasa, cerrar el mundo, con las tremendas consecuencias sociales y financieras que esto tiene, podría ser totalmente irracional. Es como si un elefante atacado por un gato doméstico se cabreara, y tratando de evitar el gato, se despeñara accidentalmente por un acantilado y muriera.

¿Podría ser tan baja la tasa de letalidad por Covid-19? Algunos opinan que no, basados en la tasa elevada en las personas de edad avanzada. Sin embargo, incluso los llamados coronavirus leves o del tipo del resfriado común que han sido conocidos durante décadas pueden conllevar tasas de letalidad de hasta 8%, cuando infectan a personas que viven en residencias de ancianos. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2095096/ De hecho, estos coronavirus “leves” infectan cada año a decenas de millones de per