Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 20/1/2020
SIETES contiene 92881 citas

 
Ref. ID 103203
 
Tweet
Smith BH, Fletcher EH, Calvin LA. Opioid prescribing is rising in many countries
British Medical Journal (BMJ)
17 de octubre 2019
Volumen 367 página(s) l5823

Los analgésicos opiáceos son efectivos para el tratamiento del dolor agudo y del dolor oncológico, pero no en el dolor crónico, con el que no hay pruebas de que alivien el dolor más allá de 12 semanas de tratamiento.

La epidemia de muerte causada por intoxicación por opiáceos en EEUU obliga a examinar la situación en otros países.

Aunque la propaganda dirigida directamente a consumidores puede haber tenido menos efecto que en EEUU, hay signos de que la prescripción de opiáceos aumenta en todo el mundo, de manera variable según el país.

Por ejemplo, entre 2004 y 2013, en EEUU el número de dosis de opiáceos prescritas se dobló, de 16.000 a 31.450 por millón y día. En Europa occidental y central se triplicó, de 3.079 a 9.320. Alemania fue el país que mostró tasas de prescripción más parecidas a las de EEUU (23.352 dosis por millón de personas y día). En Escocia, en un período similar, el número de prescripciones de opiáceos potentes aumentó en más del doble, de 474.385 a 1.036.446 en un año. Afortunadamente, comienza a haber signos de que este crecimiento se está deteniendo.

En Inglaterra, un 13% de la población recibió un opiáceo entre 2017 y 2018, y unas 540.000 personas recibieron una prescripción de opiáceo de manera continuada entre abril de 2015 y marzo de 2018.

En una revisión sistemática se halló que un 4,7% de las personas que reciben una prescripción de un opiáceo desarrolló posteriormente un cuadro de abuso o de adicción.

En Canadá, en 2016 más de la mitad de todas las muertes atribuidas a opiáceos fueron causadas por medicamentos prescritos (dispensados o desviados), y alrededor de una tercera parte de las personas que fallecieron a causa de intoxicación por un opiáceo entre 2013 y 2016 había recibido un opiáceo poco antes de morir.

En los últimos años, en Inglaterra, Gales y Escocia el número de muertes por fármacos ha aumentado considerablemente. En 2018 se registraron 5.672 muertes por esta causa: 871 (18%) más que en 2017, y el número más alto jamás registrado. En Escocia los opiáceos estuvieron implicados en 1.039 de estas muertes (79%), y en Inglaterra y Gales en 2.208 de 4.359 (51%).

El número de muertes atribuidas a otros fármacos aumenta más todavía. Estos fármacos son etizolam (0 vs 42%), alprazolam (0,1% vs 10,4%), gabapentina (0,4% vs 15,2%), pregabalina (05 vs 16,5%) y cocaína (5,6% vs 21,2%).