Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 15/1/2020
SIETES contiene 92879 citas

 
Ref. ID 103188
 
Tweet
Anónimo. Outbreak of lung injury associated with e-cigarette use, or vaping
CDC (CDC)
3 de octubre 2019
página(s) 1

Los CDC de EEUU han conocido hasta ahora 1.080 casos de lesión pulmonar consecutiva al consumo de vaporizadores y de cigarrillos electrónicos para fumar tabaco o cánnabis. De estos casos, 18 tuvieron desenlace mortal; es posible que el número de muertes sea más alto.

El número de casos crece rápidamente y no hay signos de enlentecimiento de esta epidemia.

La mayoría de los pacientes afectados habían consumido tetrahidrocannabinol (THC).

Los CDC recomiendan abandonar el consumo de cigarrillos electrónicos y de vaporizadores, sobre todo si contienen THC.

En pruebas preliminares, las concentraciones de THC en los productos de vaporización consumidos por los pacientes afectados han variado de 14% a 76%.

Los cigarrillos electrónicos funcionan por calentamiento de un líquido para producir un aerosol, que es inhalado. El líquido puede contener aceites de nicotina, THC y cannabidiol (CBD), y de otras sustancias y aditivos.

En algunos casos en los que se realizó lavado broncoalveolar, se diagnosticó neumonía lipoide atribuible a la inhalación de lípidos contenidos en el aerosol generado por los cigarrillos electrónicos.

Los pacientes fueron jóvenes: 16% de menos de 18 años, 21% de 18-20 años, 18% de 21-24 años, 26% de 25-34 años y 19% de 35 años o más.

Todos los pacientes tenían antecedente de consumo de cigarrillo electrónico o de vaporizador, y no se han identificado pruebas consistentes de una etiología infecciosa. De ahí que se concluya que la causa sospechosa es una exposición química.

Por ahora no se sabe qué producto es el causante específico de estas lesiones.

De 578 pacientes sobre los que se conocía el consumo de los productos sospechosos en los tres meses anteriores a la aparición de la patología, alrededor de 78% notificaron consumo de productos con THC, 37% de productos que sólo contenían THC, 58% de productos que contienen nicotina y 17% de productos que contienen exclusivamente nicotina.

Se han registrado mejorías clínicas de los pacientes tras tratamiento con corticoides. Los CDC recomiendan que la decisión de prescribir corticoides debe ser individualizada para cada paciente, con consideración de la posibilidad de otras etiologías.