Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 18/10/2019
SIETES contiene 92826 citas

 
Ref. ID 103182
 
Tweet
Anderson TS, Jing B, Auerbach A, Wray CM, Lee S, Boscardin WJ, Fung K, Ngo S, Silvestrini M, Steinman MA. Clinical outcomes after intensifying antihypertensive medication regimens among older adults at hospital discharge
JAMA Internal Medicine (JAMA Intern Med)
19 de agosto 2019
página(s) 1

En los pacientes ingresados en hospital, las elevaciones transitorias de la presión arterial son frecuentes. Esto determina que muchos clínicos incrementen el número de fármacos antihipertensivos o sus dosis. Los resultados de este estudio sugieren que esta práctica no reduce la morbimortalidad cardiovascular, y que da lugar a efectos indeseados.

Se utilizaron datos de la Veterans Administration de EEUU, relativos a mayores de 65 años con hipertensión arterial, ingresados en hospital por neumonía, infección urinaria o enfermedad tromboembólica venosa. Aproximadamente un 14% fue dado de alta con intensificación del tratamiento, definida como un incremento de dosis de 20% o más. Se emparejaron 4.056 pacientes a los que se intensificó el tratamiento con otros 4.056 a los que no se intensificó el tratamiento. La edad media fue de 77 años, y 98% eran hombres.

Las tasas de reingreso en los 30 días siguientes fueron más elevadas en los pacientes a los que se intensificó el tratamiento (21%) comparados con los pacientes a los que no se intensificó el tratamiento antihipertensivo (18%) [HR=1,27 (IC95%, 1,07-1,42); NNH=27 (IC95%, 16-76)]. Los primeros también mostraron tasas más altas de acontecimientos adversos graves [5% comparado con 3%, HR=1,41 (IC95%, 1,06-1,88); NNH=63 (IC95%, 34-370)]. Al cabo de un año, la morbimortalidad cardiovascular y las cifras de presión arterial no mostraron diferencias entre los dos grupos.

Los autores concluyen que se debe modificar la práctica de intensificar el tratamiento antihipertensivo al alta hospitalaria, práctica que debe ser sustituida por comunicar al médico de familia la necesidad de un seguimiento estrecho del paciente.