Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 17/10/2019
SIETES contiene 92825 citas

 
Ref. ID 103156
 
Tweet
Jayadevappa R, Chhatre S, Malcowikz B, Parikh RB, Guzzo T, Wein AJ. Association between androgen deprivation therapy use and diagnosis of dementia in men with prostate cancer
JAMA Network Open (JAMA Network Open)
3 de julio 2019
Volumen 2 nº 7 página(s) e196562

Un nuevo estudio observacional confirma que el tratamiento de inhibición androgénica (mal llamada deprivación) inhibe la función cognitiva e incrementa el riesgo de demencia.

En todo el texto del artículo y en el material suplementario no se encuentra una lista de los fármacos considerados en este estudio. Para el tratamiento del cáncer de próstata se utilizan fármacos que bloquean el receptor androgénico: flutamida, leuprorelina, goserelina, triptorelina, histrelina, buserelina y degarelix, bicalutamida, nilutamida, apalutamida o enzalutamida): Existen dos tipos de estos fármacos: los agonistas de la LHRH y los antagonistas de la LHRH; ambos reducen la producción de testosterona en los testículos. Actúan inhibiendo la formación de LH en la hipófisis. Los agonistas de la LHRH dan lugar a un aumento brusco de los niveles de testosterona, seguido de un descenso enorme, mientras que los antagonistas dan lugar directamente a una disminución de la producción de testosterona. También se puede inhibir directamente la síntesis de andrógenos con abiraterona.

Se identificaron 154.089 hombres de 66 años de edad o más que habían sido diagnosticados de cáncer de próstata entre 1996 y 2003. Un 40% (62.330) recibió tratamiento de inhibición androgénica en los dos años siguientes al diagnóstico, y el resto no lo recibió.

En 8,3 años de seguimiento promedio se observó que los que habían recibido tratamiento inhibidor androgénico tenían mayor riesgo de ser diagnosticados de enfermedad de Alzheimer (13,1% comparado con 9,4%) o de demencia (22% comparado con 16%). Tras ajustar por posibles factores de confusión, el riesgo se mantuvo elevado [HR=1,14 (IC95%, 1,10-1,18) para enfermedad de Alzheimer, y HR=1,20 (IC95%, 1,17-1,24) para demencia].

La magnitud del riesgo mostró relación dosis/respuesta. Para Alzheimer, el riesgo en los que habían recibido 1 a 4 dosis fue de 1,19, en los que habían recibido entre 5 y 8 fue de 1,28, y en los que habían recibido más de 8 dosis fue de 1,24. Para demencia los valores correspondientes de HR fueron 1,19, 1,24 y 1,21.

Se calculó un NNH=18 (IC95%, 1,7-19) para enfermedad de Alzheimer, y NNT=10 (IC95%, 9,5-10) para demencia.