Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 5/12/2019
SIETES contiene 92850 citas

 
Ref. ID 103058
 
Tweet
Parthipan A, Banerjee I, Humphreys K, Asch SM, Curtin C, Carroll I, Hernandez-Boussard T. Predicting inadequate postoperative pain management in depressed patients: a machine learning approach
PLoS One (PLoS One)
6 de febrero 2019
Volumen 14 nº 2 página(s) e0210575

Para el tratamiento del dolor postoperatorio se usan a menudo analgésicos opiáceos que son profármacos, es decir que deben ser convertidos a fármaco activo en el organismo de quien los recibe (esto ocurre con hidrocodona, codeína y tramadol, a diferencia de lo que ocurre con morfina, fentanilo e oxicodona, que actúan por sí mismos). En pacientes que consumen antidepresivos ISRS, el efecto analgésico de los profármacos opiáceos puede resultar reducido, probablemente porque estos analgésicos opiáceos son activados por metabolización por la vía del CYP2D6.

Con el fin de examinar las consecuencias clínicas de tal interacción, se examinó la información relativa a 4.306 pacientes con depresión que fueron intervenidos quirúrgicamente. Se distinguieron cuatro grupos de pacientes: los que consumían opiáceo profármaco + ISRS (14%), los que consumían un opiáceo no profármaco + un ISRS (30%), los que consumían un opiáceo profármaco sin ISRS (19%), y los que consumían un opiáceo no profármaco sin ISRS (37%).

Se utilizaron algoritmos de aprendizaje con máquinas que incorporaban 65 variables que fueron utilizadas para predecir la intensidad del dolor antes de la intervención y en el momento del alta, a las 3 semanas y a las 8 semanas. La intensidad del dolor postoperatorio se podía predecir con precisión según la intensidad del dolor preoperatorio, el tipo de intervención quirúrgica y la tolerancia a opiáceos. En conjunto, los pacientes que recibieron opiáceos profármacos mostraron puntuaciones de dolor más bajas. Sin embargo, entre los pacientes que consumían antidepresivos ISRS, los que fueron tratados con un opiáceo profármaco mostraron un peor alivio del dolor en las tres fechas de evaluación, comparados con los que habían recibido opiáceos no profármacos.

Es la primera vez que se demuestra la repercusión clínica de loa interacción por inhibición de la metabolización por el CYP2D6, entre analgésicos opiáceos que son profármacos y antidepresivos ISRS. No se sabe hasta qué punto esta interacción contribuye al fracaso terapéutico en el tratamiento de otros síntomas en pacientes con depresión que reciben ISRS.

El médico debe ser consciente de que los ISRS pueden inhibir la eficacia de los analgésicos opiáceos profármacos, como codeína y tramadol.