Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 24/6/2019
SIETES contiene 92761 citas

 
Ref. ID 103008
 
Tweet
Shenoy ES, Macy E, Rowe T, Blumenthal KG. Evaluation and management of penicillin allergy. A review
Journal of the American Medical Association (JAMA)
15 de enero 2019
Volumen 321 nº 2 página(s) 188-99

Alrededor de 10% de la población de EEUU dice haber tenido alergia a penicilina; las tasas son más altas en personas de edad avanzada y en pacientes ingresados en hospital.

Aunque muchos pacientes dicen ser alérgicos a la penicilina, la hipersensibilidad significativa mediada por IgE o por linfocitos T es poco frecuente (<5%). En la actualidad la prevalencia de la alergia mediada por IgE está disminuyendo, posiblemente como consecuencia de la disminución del consumo de penicilinas por vía parenteral, y porque las reacciones anafilácticas graves a amoxicilina por vía oral son muy raras.

La alergia a penicilina mediada por IgE desaparece con el tiempo; un 80% de los pacientes vuelven a tolerar el fármaco diez años después.

La reactividad cruzada entre penicilinas y cefalosporinas ocurre en un 2% de los casos, menos del 8% publicado anteriormente.

Algunos pacientes presentan características que indican bajo riesgo de reacción alérgica a penicilina: antecedentes de síntomas no alérgicos aislados, como gastrointestinales, o bien solamente antecedente familiar de alergia a penicilina, o prurito sin erupción cutánea, o reacciones remotas en el tiempo (más de 10 años) sin características que sugieran una reacción mediada por IgE.

Los pacientes de riesgo moderado son los que presentan antecedente de urticaria u otra erupción con prurito y reacciones con clínica sugestiva de reacción mediada por IgE.

Los pacientes de riesgo elevado son los que tienen antecedente de anafilaxia, prueba cutánea a penicilina positiva, reacciones recurrentes a penicilina o hipersensibilidad a múltiples antibióticos ß-lactámicos.

Cuando una historia de alergia a la penicilina determina la prescripción de otros antibióticos de amplio espectro que incrementan el riesgo de resistencias, incluida la MRSA y la resistencia de enterococo a vancomicina, así como el riesgo de infección por Clostridium difficile, se dificulta la consecución de los objetivos de la política de antibióticos.

Para los pacientes de bajo riesgo es adecuado probar directamente la amoxicilina.

Para los de riesgo moderado se recomienda prueba cutánea de sensibilidad, que tiene un valor predictivo negativo de más de 95%, que se acerca a 100% cuando se combina con una prueba de exposición a amoxicilina.

Los clínicos encargados de la evaluación de alergia a penicilina deben identificar qué técnicas están disponibles en sus respectivas organizaciones.

CONCLUSIONES: Muchos pacientes dicen tener alergia a penicilina pero de estos muy pocos presentan una reacción significativa en caso de reexposición. La evaluación de la alergia a penicilina antes de decidir que no se puede usar penicilina u otro antibiótico ß-lactámico constituye una importante herramienta de la política de antibióticos.