Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 13/8/2019
SIETES contiene 92794 citas

 
Ref. ID 102915
 
Tweet
Montastruc F, Loo SY, Renoux C. Trends in first gabapentin and pregabalin prescriptions in primary care in the United Kingdom, 1993-2017
Journal of the American Medical Association (JAMA)
27 de noviembre 2018
Volumen 320 nº 20 página(s) 2149-51

En el Reino Unido gabapentina (comercializada en 1993) y pregabalina (comercializada en 2004) se clasifican a partir del 1 de abril de 2019 en la lista de estupefacientes con elevado potencial de abuso.

Un estudio sobre la base de datos CPRD reveló que entre 2007 y 2017 la tasa de inicios de tratamiento con estos fármacos se triplicó, para gabapentina de 230 a 679 por 100.000, y para pregabalina de 128 a 379 por 100.000 y año.

Se identificó una indicación para la prescripción en un 64% y un 63%, respectivamente. La proporción de pacientes con una indicación no autorizada aumentó de 58,7 a 216 por 100.000 y año para gabapentina (en 3,7 veces), y de 34,7 a 117,8 por 100.000 (en 3,4 veces) para pregabalina. En estos pacientes, en 2017 por lo menos la mitad de las prescripciones fueron realizadas para indicaciones no autorizadas. De las prescripciones para indicaciones no autorizadas, un 80% de las de gabapentina y un 58% de las de pregabalina fueron para dolor no neuropático.

Por otra parte, uno de cada cinco pacientes que iniciaron tratamiento con estos fármacos recibió simultáneamente otro fármaco causante de dependencia (benzodiacepina u opiáceo). Además, uno de cada tres pacientes recibió uno de estos fármacos para una indicación no autorizada.

En Francia disminuye la prescripción de gabapentina y aumenta la de pregabalina.

Las indicaciones autorizadas de gabapentina y pregabalina difieren de un país a otro.

Se comenta el incremento de su consumo en EEUU, aparentemente en indicaciones no autorizadas.

Consumidas junto con analgésicos opiáceos, incrementan el riesgo de abuso, adicción e intoxicación aguda (sobredosis).

En abril de 2019 en el Reino Unido han sido reclasificadas en la lista C de estupefacientes.