Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 18/3/2019
SIETES contiene 92692 citas

 
Ref. ID 102882
 
Tweet
Dayoub EJ, Seigerman M, Tuteja S, Kobayashi T, Kolansky DM, Giri J, Groeneveld PW. Trends in platelet adenosine diphosphate P2Y12 receptor inhibitor use and adherence among antiplatelet-naive patients after percutaneous coronary intervention, 2008-2016
JAMA Internal Medicine (JAMA Intern Med)
julio 2018
Volumen 178 nº 7 página(s) 943-50

En pacientes con síndrome coronario agudo que han recibido una intervención percutánea, las guías de práctica clínica (GPC) recomiendan prasugrel y ticagrelor como tratamientos preferidos. Sin embargo, no se conoce el uso real de estos fármacos, ni tampoco los determinantes de la adhesión del paciente a este tratamiento. [En la mayoría de las prestadoras sanitarias de EEUU los medicamentos están sujetos a copago.]

Se examinó si el incremento del consumo de los nuevos antiagregantes plaquetarios (AAP) prasugrel y ticagrelor) experimentado en EEUU entre 2008 y 2016 afectó la adhesión al tratamiento de los pacientes a los que eran prescritos tras una intervención percutánea coronaria. También se examinó el gasto en los fármacos de interés al cabo de 6 y de 12 meses en los pacientes que habían recibido un stent liberador de fármaco.

Se estudió una cohorte de 55.340 pacientes (23% mujeres, edad media de 54 años) con aseguramiento privado (que no cubre el coste de los medicamentos). Se excluyó a los mayores de 64 años. Se identificó a los que no retiraron una prescripción de los fármacos de interés en los 30 días posteriores al alta hospitalaria. La proporción de estos pacientes aumentó.

En comparación con la adhesión a la prescripción de clopidogrel, la de prasugrel y ticagrelor fue más baja, y los costes para el paciente fueron más altos:

- En 2008, 7.667 pacientes (93,6%) retiraron una prescripción de clopidogrel y 521 (6,4%) una de ticagrelor o prasugrel en los 30 días siguientes al alta. En 2016, las proporciones fueron, respectivamente, de 44% (n=2.406) y 36,9% (n=2.015).

- El copago medio al cabo de 6 meses fue de 132$ con clopidogrel, 287$ con prasugrel y 265$ con ticagrelor, y al cabo de 12 meses fue, respectivamente, de 251$, 556$ y 557$.

Los autores concluyen que tras la introducción de prasugrel y de ticagrelor en 2008 y hasta 2016, la adhesión al tratamiento con AAP inhibidores del receptor P2Y12 tras una intervención percutánea disminuyó, y afectó de manera desproporcionada a los económicamente más vulnerables, y 1.045 pacientes (19,1%) no retiraron prescripción. Prasugrel y ticagrelor fueron más caros para los pacientes y dieron lugar a menor adhesión en los 12 meses siguientes al alta. La introducción de nuevos AAP más caros se asoció a menor adhesión a este tratamiento.

[La supuesta superioridad de prasugrel y ticagrelor sobre clopidogrel observada en ensayos clínicos es marginal, ha sido obtenida en poblaciones no representativas, y con métodos estadísticos dudosos (véanse por ej., Marciniak et al-99961 sobre los métodos estadísticos evidentemente defectuosos, y Cohen-96569, sobre irregularidades en el ensayo clínico PLATO sobre ticagrelor. No hay pruebas convincentes de que sean superiores a clopidogrel. Por otra parte, para interpretar los resultados del presente estudio, conviene recordar que para la mayoría de los pacientes con IAM que han sido tratados con intervención percutánea, la adición de un segundo AAP no debería durar más de 6 meses.]
Citas relacionadas Citas relacionadas 99961