Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 23/10/2019
SIETES contiene 92827 citas

 
Ref. ID 102867
 
Tweet
Ray WA, Chung CP, Murray KT, Smalley WE, Daugherty JR, Dupont WD, Stein M. Association of oral anticoagulants and proton pump inhibitor cotherapy with hospitalization for upper gastrointestinal tract bleeding
Journal of the American Medical Association (JAMA)
4 de diciembre 2018
Volumen 320 nº 21 página(s) 2221-30

De los anticoagulantes orales (ACO) disponibles actualmente, apixabán es el que confiere menor riesgo de hemorragia gastrointestinal (y también menos eficacia en prevención secundaria).

En este estudio retrospectivo de cohortes en una base de datos de Medicare se examinó el efecto protector de HGI de la toma simultánea de un inhibidor de la bomba de protones (IBP) en pacientes que recibían tratamiento con un ACO, en un período de 5 años.

Se identificaron 1.643.123 pacientes tratados, con 1.713.183 nuevos episodios de inicio del tratamiento durante el período de estudio. La edad media de la cohorte fue de 76,4 años. La indicación fue fibrilación auricular (FA) en 870.330 años persona (74,9%). Tras un seguimiento de 651.427 años-persona.

En conjunto la incidencia de ingreso hospitalario por HGI fue de 115 casos por 10.000 pacientes y año (IC95%, 112-118). Los pacientes tratados con apixabán fueron los que mostraron el riesgo más bajo de ingreso hospitalario por HGI (73 por 10.000 y año), seguido de warfarina (113 por 10.000), dabigatrán (120 por 10.000) y rivaroxabán (144 por 10.000).

Para cada ACO el riesgo fue más bajo cuando hubo coprescripción de un IBP, sobre todo en los pacientes que recibían apixabán. Los IBP confirieron el mayor grado de protección en los pacientes con mayor riesgo de HGI. En los pacientes que recibieron también un IBP, el riesgo de ingreso por HGI fue un 34% más bajo en conjunto, un 34% más bajo con apixabán, un 51% más bajo con dabigatrán, un 25% más bajo con rivaroxabán y un 35% más bajo con warfarina.

Los autores concluyen que estos resultados pueden ayudar a informar la evaluación de riesgos y efectos beneficiosos cuando se elige un ACO.