Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 19/7/2019
SIETES contiene 92792 citas

 
Ref. ID 102864
 
Tweet
Ranson JM, Kuzma E, Hamilton W, Muniz-Terrera G, Langa KM, Llewellyn DJ. Predictors of dementia misclassification when using brief cognitive assessments
Neurology: Clinical Practice (Neurology: Clinical Practice)
28 de noviembre 2018
página(s) 1

Los resultados de este sencillo estudio sobre el diagnóstico de demencia son preocupantes: las pruebas breves de evaluación de la función cognitiva no son de fiar.

Se estudiaron 824 personas de edad avanzada que habían recibido un diagnóstico de demencia (según criterios DSM III-R y DSM IV). Respondieron a los tests Mini-Mental State Examination (MMSE; punto de corte <24), cribado de afectación de la memoria (Memory Impairment Screen, MIS, punto de corte <5) y nombrar animales (AN, punto de corte <9). Sólo en poco más de una tercera parte de estas personas se confirmó el diagnóstico de demencia.

Un 35,7% (n=301) de los participantes fue clasificado de manera incorrecta (bien como falso positivo o como falso negativo) por lo menos por una prueba. Sólo un 1,7% (n=14) fueron clasificados erróneamente por las tres pruebas. Sólo un factor fue predictivo de clasificación errónea en las tres pruebas: la ausencia de mala memoria según la persona que informaba sobre el participante. Además, los años de educación y la presencia de cardiopatía fueron predictivos de clasificación errónea en las pruebas AN y MMSE. Vivir en una residencia multiplicó el riesgo de dar falso positivo en casi cinco veces [HR=4,85 (IC95%, 1,27-18,45)] con la prueba AN.

Los factores asociados a resultado falso positivo fueron edad, vivir en residencia y etnia no blanca.

La mayoría de los pacientes sin demencia con un resultado falso positivo cumplían criterios de deterioro cognitivo.

Los autores concluyen que cuando se aplican pruebas breves de función cognitiva, con frecuencia se diagnostica erróneamente a los pacientes.