Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 19/7/2019
SIETES contiene 92793 citas

 
Ref. ID 102776
 
Tweet
Loftfield E, Cornelis MC, Caporaso N, Yu K, Sinha R, Freedman N. Association of coffee drinking with mortality by genetic variation in caffeine metabolism: findings from the UK biobank.
JAMA Internal Medicine (JAMA Intern Med)
agosto 2018
Volumen 178 nº 8 página(s) 1086-97

La mayoría de los estudios han mostrado una relación inversa entre consumo de café (sobre todo el consumo moderado, de hasta 5 tazas al día) y mortalidad. Una causa de variabilidad de resultados entre estudios podría radicar en la distribución de los polimorfismos genéticos determinantes de la metabolización de la cafeína (por acetilación) en las poblaciones estudiadas.

En este estudio, realizado en el Reino Unido, realizado sobre la base de datos de UK Biobank, un estudio de base poblacional que invitó a unos 9,2 millones de personas a participar, se incluyeron datos genéticos, de hábitos y clínicos sobre 498.134 personas, con seguimiento de 2006 a 2016.

Se examinó la relación entre consumo de café y mortalidad por todas las causas y mortalidad cardiovascular, con ajustes según numerosas variables, entre ellas hábito tabáquico y consumo de alcohol.

Tras un seguimiento de una duración mediana de 7 años, fallecieron unas 140.000 personas.

La reducción relativa de la mortalidad entre el 78% de personas consumidoras de café varió de 6% a 16% según la ingesta, desde menos de una taza a ocho tazas o más.

Se registraron reducciones relativas de la mortalidad cardiovascular y de la mortalidad por cáncer. No se registró relación entre la mortalidad y varias combinaciones de polimorfismos que influyen sobre la metabolización de la cafeína.

Tras 10 años de seguimiento, los valores de OR de reducción de la mortalidad por todas las causas, fueron de 0,94 para<1 taza al día, 0,92 para 1 taza al día, 0,88 para 2-3 tazas al día 0,88 para 4-5 tazas al día, 0,84 para 6-7 tazas, y 0,86 para 8 o más al día.

Se registraron asociaciones similares para el consumo de café instantáneo, molido y descafeinado.

Los autores concluyen que el consume de café mostró una asociación inversa con la mortalidad, también en los consumidores de 8 tazas al día o más, y en los portadores de polimorfismos genéticos que indican una metabolización más lenta o más rápida de la cafeína.

Según los autores, estos resultados aportan nuevas pruebas de que el consumo de café puede ser parte de una dieta saludable.