Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 19/10/2018
SIETES contiene 92571 citas

 
Ref. ID 102718
 
Tweet
Ovalle F, Grimes T, Xu G, Patel AJ, Grayson TB, Thielen LA, Li P, Shalev A. Verapamil and beta cell function in adults with recent-onset type 1 diabetes
Nature Medicine (Nat Med)
9 de julio 2018
página(s) 1

Los resultados de este ensayo clínico muestran que la administración repetida crónica de verapamilo, un fármaco introducido en el tratamiento de la hipertensión en 1981, indujo que pacientes con diabetes de tipo 1 de inicio reciente incrementaran la producción de su propia insulina, lo que redujo las necesidades de insulina para regular la glucemia.

Los autores resumen que la pérdida de células ß pancreáticas constituye un factor clave en la patogénesis de la diabetes de tipo 1, pero no se dispone de tratamientos que detengan este proceso. En un estudio anterior en ratones, habían mostrado que el verapamilo, a través de su efecto reductor de la expresión de la proteína que interactúa con la tiorredoxina (que induce la apoptosis de las células ß), promueve la supervivencia de las células ß productoras de insulina y revierte la diabetes.

Con el fin de trasladar estos resultados a la clínica, realizaron un ensayo clínico de fase II a doble ciego y controlado con placebo, para evaluar la eficacia y la seguridad de verapamilo por vía oral (a una dosis inicial de 120 mg al día, que era aumentada de manera progresiva, según la tolerancia, hasta un máximo de 360 mg al día) añadido durante 12 meses al tratamiento estándar con insulina, en 26 pacientes de 18 a 45 años de edad con diabetes de tipo 1 de inicio reciente (en los 3 meses anteriores).

Ensayo clínico registrado en ClinicalTrials.gov con el nº NCT02372253.

Completaron el ensayo 11 participantes aleatorizados a verapamilo y 13 a placebo.

Comparado con placebo, el tratamiento con verapamilo fue bien tolerado y se asoció a una mejoría del área bajo la curva del péptido C estimulado por una comida mixta, que es una medida de la función endógena de las células ß, a los 3 meses y a los 12 meses (que eran las variables principales previstas en el protocolo), así como un incremento menor de las necesidades de insulina, una menor incidencia de episodios de hipoglucemia y una mejor regulación de la glucemia (variables secundarias).

Al inicio ambos grupos consumían una media de 0,26 UI/kg al día de insulina. Al cabo de 12 meses, esta dosis había aumentado sólo en 27% en el grupo verapamilo, comparado con 70% en el grupo placebo (p=0,0312).

Los episodios de hipoglucemia (hasta 2,2 mmol/L o bien hasta 40 mg/dL) fueron 0,5 al mes en el grupo verapamilo, comparado con 2,7 en el grupo placebo (p=0,0387). No se registraron episodios de hipoglucemia grave.

No se registraron episodios de hipotensión ni tampoco reducción de la presión arterial en los pacientes aleatorizados a verapamilo (que no tenían hipertensión arterial).

Los autores concluyen que en adultos con diabetes de tipo 1 de inicio reciente, la adición de verapamilo por vía oral una vez al día podría constituir una nueva, segura y efectiva estrategia para promover la función ß endógena y reducir las necesidades de insulina y los episodios de hipoglucemia.

En 2016, en un estudio observacional, el mismo equipo describió valores más bajos de glucemia en ayunas en pacientes con diabetes de tipo 1 que tomaban simultáneamente verapamilo, comparados con pacientes que no lo tomaban.