Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 19/7/2019
SIETES contiene 92793 citas

 
Ref. ID 102659
 
Tweet
Anónimo. Femmes enceintes gênées par un mauvais sommeil
La Revue Prescrire (Prescrire)
mayo 2018
Volumen 38 página(s) 354-60

Para el tratamiento del insomnio durante la gestación, las medidas no farmacológicas son de elección, dado que no presentan riesgo para la madre ni para el niño.

Durante el primer trimestre, con las benzodiacepinas hay dudas sobre el riesgo de hendidura palatina. Cerca del parto, se pueden asociar a hipotonía, trastorno de la succión y la deglución, somnolencia, y síndrome de abstinencia sobre todo cuando se utilizan dosis altas. A largo plazo, las benzodiacepinas exponen a trastornos del comportamiento, en concreto tras una larga exposición.

La valeriana debe evitarse durante el primer trimestre a cause de un posible riesgo teratogénico. Puede ser una opción puntual pero debe reservarse durante el segundo y tercer trimestres. No se conocen las consecuencias a largo plazo sobre el desarrollo neuropsiquiátrico.

En general, durante la gestación es preferible evitar una toma repetida de extractos concentrados de plantas para fines medicinales, dada la gran incertidumbre sobre sus efectos.

Es mejor evitar los antihistamínicos H1 como la alimemacina y la prometacina, la melatonina, y plantas como la cimidifuga o la anémona pulsátil, dada su relación beneficio-riesgo desfavorable.

Con los datos disponibles, una toma puntual de los medicamentos sedantes debería ser la excepción. Se puede considerar la doxilamina, un antihistamínico H1, aunque sus efectos a largo plazo son poco conocidos.