Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 16/8/2018
SIETES contiene 92469 citas

 
Ref. ID 102567
 
Tweet
Šmajs D, Pospíšilová P. Macrolide resistance in yaws
The Lancet (Lancet)
21 de abril 2018
Volumen 391 nº 10130 página(s) 1555-6

El estudio de Mitjà et al-102568 demuestra que para erradicar el pián no basta con una sola ronda de tratamiento masivo con azitromicina en dosis única.

La mutación responsable de la resistencia a macrólidos en los cinco casos identificados en el estudio, la A2059G, había sido descrita en un paciente con sífilis (causada por T pallidum) en el que había fallado el tratamiento con espiramicina. Se trata de una de las dos mutaciones que confieren resistencia a macrólidos, que había sido descrita en el T pallidum (la otra es la A2058G). Desde que fue descubierta, la mutación A2059G ha sido identificada en muestras de T pallidum de pacientes con sífilis en Argentina, China, República Checa, Reino Unido, Madagascar y EEUU.

Mitjà et al-103568 concluyen que posiblemente el caso índice demuestra la aparición de una mutación que confiere resistencia a macrólidos. El paciente índice mostró mejoría clínica en la visita de seguimiento realizada dos semanas después de que recibiera su dosis en la campaña de tratamiento masivo. Cuando fue visitado otra vez al cabo de 6 meses, presentaba lesiones y serología compatible con fracaso terapéutico. Entonces fue tratado con penicilina benzatina, y mostró signos de curación clínica al cabo de dos semanas, y de curación serológica al cabo de 6 meses. Esta situación es consistente con una aparición de mutación de novo. Los demás cuatro casos de infección por T p pertenue con la mutación A2059G fueron identificados en la vista de seguimiento dos semanas después del tratamiento masivo con azitromicina y calificadas como fracasos de tratamiento, y por lo tanto es probable que representen la diseminación del germen resistente entre los niños del mismo pueblo.

El caso índice demuestra que las visitas de seguimiento a intervalos de dos semanas pueden pasar por alto los fracasos terapéuticos causados por la aparición de una mutación, lo que le permite al T p pertenue diseminarse durante los cinco meses y medio que transcurren entre la visita de seguimiento a dos semanas y la visita siguiente, a los seis meses.

Por lo tanto, podría ser beneficioso incluir la vigilancia de manifestaciones clínicas a dos meses del tratamiento, para identificar las infecciones per T p pertenue con posibles nuevas mutaciones, y así evitar su posible diseminación.

Dado que el tiempo de generación de T p pertenue es largo (unas 30 h), sería suficiente un período de dos meses para que aparecieran unas 50 generaciones del germen, lo que debe permitir la detección de los síntomas clínicos. Esta medida reduciría probablemente la eficiencia con la que el T p pertenue resistente a macrólidos puede diseminarse, incluso a pesar de que pueda tener un coste adicional.
Citas relacionadas Citas relacionadas 102568