Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 26/9/2018
SIETES contiene 92565 citas

 
Ref. ID 102548
 
Tweet
Hawkes N. Medical textbook authors received £11m in undisclosed payments from drug and device makers
British Medical Journal (BMJ)
8 de marzo 2018
Volumen 360 página(s) k1118

Un nuevo estudio, publicado en AJOB Empirical Bioethics (Piper BJ, Lambert DA, Keefe RC, Smukler PU, Selemon NA, Duperry ZR. Undisclosed conflicts of interest among biomedical textbook authors. AJOB Empir Bioeth2018. doi:10.1080/23294515.2018.1436095. pmid:29400625.), ha mostrado que los libros de texto de medicina están infestados de conflictos de intereses.

El ejemplo más llamativo es el de Harrison’s Principles of Internal Medicine, actualmente en su 20ª edición. Los autores del trabajo examinaron la base de datos pública sobre pagos de las compañías farmacéuticas a profesionales sanitarios. Observaron que los autores de este libro habían recibido más de 11 M$ entre 2009 y 2013 de compañías farmacéuticas, y que ninguno de estos abonos había sido declarado.

Un solo autor, identificado como hombre y como médico, recibió 856.067 $ entre 2009 y 2013, la mayor parte en concepto de investigación. Cuatro de los diez receptores fueron oncólogos, dos neurólogo, y dos endocrinólogos. En una segunda búsqueda se pudo comprobar que los autores del Harrison son a menudo propietarios de patentes, interés que tampoco declararon.

En otro análisis se observó que un solo autor había recibido 560.021 $ en 17 meses, un 90% como gastos de consultoría y el resto como gastos de viaje. Además era propietario de cuatro patentes. Siete de los diez autores que más ganaron eran hombres.

El estudio se limitó a libros publicados en EEUU y a médicos que residen en EEUU. Otros libros examinados en el estudio fueron de farmacología, osteopatía, terapéutica aplicada y odontología. Los pagos a los autores del Harrison fueron más altos que los pagos a autores de capítulos en otros libros de texto.

Los autores señalan que estudios anteriores ya habían mostrado que los autores de las guías de práctica clínica en cardiología tienen conflictos de intereses, y que tres cuartas partes de los cardiólogos y de los neurocirujanos en EEUU también tienen conflictos de intereses.

Los autores declararon a STAT que los resultados no les sorprendieron, pero que sí les sorprende que los editores y autores de libros de texto no hayan adoptado las normas de transparencia sobre conflictos de intereses que se aplica en otros campos.