Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 16/10/2019
SIETES contiene 92824 citas

 
Ref. ID 102470
 
Tweet
Goldenberg JZ, Yap C, Lytvyn L, Ka-Fung Lo C, Beardsley J, Mertz D, Johnston BC. Probiotics for the prevention of Clostridium difficile-associated diarrhea in adults and children
Cochrane Database of Systematic Reviews (Cochrane Database of Systematic Reviews)
19 de diciembre 2018
Volumen 12 nº CD006095 página(s) 1

Los antibióticos pueden alterar la microbiota gastrointestinal y provocar una reducción en la resistencia a agentes patógenos como Clostridium difficile (C difficile). Los probióticos son preparaciones con microbios vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, pueden proporcionar un efecto beneficioso en la salud del huésped y son una posible estrategia de prevención de la infección por C C difficile. Las guías de práctica clínica recientes no recomiendan la profilaxis con probióticos, incluso a pesar de que los probióticos tienen las pruebas de mayor calidad entre los tratamientos profilácticos citados.

El objetivo de este metanálisis fue evaluar la eficacia y la seguridad de los probióticos para prevenir la diarrea asociada a C difficile (DACD) en pacientes adultos y niños.

Se realizaron búsquedas en PubMed, EMBASE, CENTRAL y en el registro especializado del Grupo Cochrane de Enfermedad Inflamatoria Intestinal y Trastornos Funcionales del Intestino (Cochrane Inflammatory Bowel Disease and Functional Bowel Disorders Group, IBD/FBD Group) desde su inicio hasta el 21 de marzo de 2017. Además, se realizó una extensa búsqueda de literatura gris.

Se incluyeron ensayos clínicos (EC) (placebo, profilaxis alternativa o control con ningún tratamiento) que investigaran probióticos (cualquier cepa, cualquier dosis) para la prevención de la DACD, o la infección por C difficile.

La variable principal fue la incidencia de DACD. Las secundarias fueron la presencia de C difficile en heces, los acontecimientos adversos, la diarrea asociada a antibióticos (DAA) y la duración de la estancia hospitalaria.

RESULTADOS:

Se identificaron 39 EC (n=9.955). Se consideró que 27 EC tenían riesgo alto o incierto de sesgo. El análisis de los casos completos (es decir, los participantes que finalizaron el estudio) en los EC en los que se investigó la DACD (31 ensayos, 8.672 participantes) indica que los probióticos reducen de manera significativa este riesgo en un 60%. La incidencia de DACD fue de 1,5% (70/4.525) en el grupo de probióticos en comparación con 4,0% (164/4.147) en el grupo control placebo o ningún tratamiento [HR=0,40 (IC95%, 0,30-0,52); GRADE moderado].

Se ofrecieron resultados sobre presencia de C difficile en heces en 15 EC (n=1.214). No se registró reducción de las tasas de infección [15,5% (98/633) en los grupos de probióticos, comparado con 17,0% (99/581) en los grupos control; HR=0,86 (IC95%, 0,67-1,10); GRADE moderado].

Se evaluaron acontecimientos adversos en 32 EC (n=8.305). Los resultados indican que los probióticos reducen el riesgo de acontecimientos adversos en un 17% [HR= 0,83 (IC95%, 0,71-0,97); GRADE muy bajo]. En los grupos de tratamiento y control los acontecimientos adversos más frecuentes fueron dolor abdominal, náusea, fiebre, heces blandas, flatulencia y trastornos del gusto [estos últimos probablemente relacionados con el metronidazol que debían recibir algunos pacientes].

CONCLUSIONES: los probióticos son efectivos para prevenir la DACD [NNT=42 (IC95%=32-58)].

Los análisis de subgrupos post hoc para explorar la heterogeneidad indicaron que los probióticos son efectivos en los ensayos con un riesgo inicial de DAC >5% (NNT=12), pero no en los EC con un riesgo inicial =5%.

Se registró una mayor tasa de incidencia de acontecimientos adversos en los grupos control.

El uso a corto plazo de probióticos parece ser seguro y efectivo cuando se administran junto con antibióticos a pacientes que no están gravemente debilitados ni con depresión inmunitaria.