Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 12/11/2019
SIETES contiene 92833 citas

 
Ref. ID 102456
 
Tweet
Wiese AD, Griffin MR, Schaffner W, Stein CM, Greevy RA, Mitchel Jr EF, Grijalva CG. Opioid analgesic use and risk for invasive pneumococcal diseases: a nested case–control study
Annals of Internal Medicine (Ann Intern Med)
20 de marzo 2018
Volumen 186 nº 6 página(s) 396-404

Algunos analgésicos opiáceos tienen propiedades inmunosupresoras e incrementan el riesgo de infección en animales. No se conoce este efecto en la especie humana. Con el fin de examinar si el uso de un analgésico opiáceo constituye un factor de riesgo independiente de enfermedad neumocócica invasiva (ENI), se realizó un estudio anidado de casos y controles en la base de datos de Medicaid en Tennessee, conectada a la de Medicare, entre 1995 y 2014.

Se incluyó a 1.22 pacientes de 5 años o más con ENI, que fueron emparejados con 24.399 controles por diagnóstico, fecha, edad y lugar de residencia. La información sobre exposición a opiáceos fue obtenida de los registros de dispensación. La ENI fue definida como el aislamiento de Str pneumoniae de una muestra que normalmente sería estéril. Se ajustaron los resultados según los factores de riesgo conocidos. Este estudio fue financiado por los NIH de EEUU.

El uso actual de un analgésico opiáceo en los 6 meses, comparado con no usarlo, antes se asoció a un aumento significativo del riesgo de ENI [OR=1,62 (IC95%, 1,36-1,92)]. El riesgo fue ligeramente más elevado con los opiáceos de acción prolongada (OR=1,87), de elevada potencia (OR=1,72) o consumidos a dosis altas: con dosis equivalentes a entre 50 y 90 mg de morfina el OR fue de 1,71, y con dosis equivalentes a 90 mg de morfina o más, OR=1,75). Los resultados fueron consistentes cuando se analizaron por separado los casos con y sin neumonía.

Los autores concluyen que el uso de opiáceos se asocia a un aumento del riesgo de ENI y constituye un nuevo factor de riesgo de estas patologías.

[Una ventana etiológica de 6 meses no tiene sentido fisiopatológico. Se supone que se eligió este lapso de 6 meses para incrementar el poder estadístico del estudio. No obstante, estas maniobras diluyen la magnitud del riesgo.]