Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 16/11/2018
SIETES contiene 92578 citas

 
Ref. ID 102181
 
Tweet
Admassie E, Chalmers L, Bereznicki LR. Bleeding-related admissions in patients with atrial fibrillation receiving antithrombotic therapy: results from the Tasmanian Atrial Fibrillation (TAF) study
European Journal of Clinical Pharmacology (Eur J Clin Pharmacol)
diciembre 2017
Volumen 73 nº 12 página(s) 1681-9

El objetivo de este estudio retrospectivo de cohortes fue evaluar la incidencia de ingresos hospitalarios por hemorragia, y los factores asociados a la hemorragia, en todos los pacientes con fibrilación auricular (FA) en un área determinada, que recibían tratamiento con anticoagulantes cumarínicos o de acción directa, en Australia.

Se calcularon las incidencias por 100 pacientes y año.

De 2.202 pacientes que recibían tratamiento antitrombótico, 113 ingresaron por hemorragia, grave o no. Estos pacientes eran de edad más avanzada, presentaban puntuaciones más altas de riesgo de ictus y de riesgo de hemorragia y habían recibido tratamiento con warfarina, todo ello con mayor frecuencia que los pacientes que no sufrieron hemorragia.

La incidencia combinada de hemorragia grave y no grave fue significativamente más elevada en los que recibían warfarina que en los que recibían nuevos anticoagulantes de acción directa o antiagregantes plaquetarios: 4,1 comparado con 3,0, comparado con 1,2 por 100 pacientes y año, respectivamente; p=0,002.

Análogamente, la incidencia de hemorragia grave fue más alta en pacientes que recibían warfarina que en los que recibían nuevos anticoagulantes o antiagregantes plaquetarios: 2,4 comparado con 0,4, comparado con 0,6 por 100 pacientes y año; p=0,001.

En los análisis multivariados, la edad, el antecedente de hemorragia, el tratamiento con warfarina y el tratamiento con más de un antitrombótico fueron identificados como factores de riesgo independientes de hemorragia.

Los autores concluyen que en esta cohorte la tasa global de incidencia de hemorragia fue más baja que en otros estudios observacionales similares. Esta incidencia fue más alta en pacientes que recibían warfarina comparados con los que recibían nuevos anticoagulantes, y que la incidencia con antiagregantes plaquetarios fue similar a la observada con nuevos anticoagulantes. Añaden que estos resultados sugieren que posibles estrategias para reducir pueden ser prescribir un nuevo anticoagulante en lugar de warfarina, y evitar la toma de más de un fármaco antitrombótico.