Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 18/1/2018
SIETES contiene 92183 citas

 
Ref. ID 102177
 
Tweet

El último estudio multinacional sobre la incidencia de trastornos psicóticos fue realizado en los años ochenta. El objetivo del presente estudio fue determinar la incidencia de los trastornos psicóticos mediante el uso de métodos comparables en 17 áreas de 6 países, y examinar la variabilidad entre regiones.

MÉTODOS: Se constituyó un grupo denominado European Network of National Schizophrenia Networks Studying Gene-Environment Interactions, que realizó el estudio entre 2010 y 2015, en 2.774 personas de Inglaterra (dos áreas), Francia (3), Italia (3), Países Bajos (2), España (6) y Brasil (una). Se incluyeron los primeros episodios de trastorno psicótico no orgánico (CIE 10ªe edición) confirmados con lista de comprobación específica.

RESULTADOS: Durante 12,9 millones de años-paciente de seguimiento, se identificaron 2.774 casos incidentes de trastorno psicótico (1.196 mujeres y 1.578 hombres; edad mediana de 30,5 años). La incidencia no ajustada fue de 21,4 por 100.000 personas y año (IC95%, 19,4-23,4 por 100.000 y año).

De estos pacientes, 2.183 (78,7%) presentaban un trastorno no afectivo. Tras estandarizar por edad, sexo y minorías étnicas, se halló una variabilidad de 8 veces en la incidencia de todos los trastornos psicóticos, desde 6,0 (IC95%, 3,5-8,6) casos por 100.000 y año en Santiago de Compostela, a 46,1 (IC95%, 37,5-55,0) por 100.000 y año en París.

Las tasas de incidencia fueron más elevadas en las minorías étnicas [RR=1,6 (IC95%, 1,5-1,7)], más altas en hombres de 18 a 24 años, y más bajas en las áreas con mayor proporción de casas en las que residía el propietario [RR=0,8 (IC95%, 0,7-0,8)].

Se registró una distribución similar con las psicosis no afectivas.

Una menor incidencia de psicosis afectivas se asoció a mayores tasas de desempleo [RR=0,3 (IC95%, 0,2-0,5)].

CONCLUSIONES: Los autores concluyen que este estudio confirma una notable heterogeneidad en el riesgo de trastornos psicóticos según la persona y el lugar, con tasas más altas en hombres jóvenes, minorías étnicas y áreas caracterizadas por un menor porcentaje de casas en las que residían sus propietarios.