Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 17/11/2017
SIETES contiene 92128 citas

 
Ref. ID 102015
 
Tweet
Becker WC, Fiellin DA. Limited evidence, faulty reasoning, and potential for a global opioid crisis
British Medical Journal (BMJ)
5 de julio 2017
Volumen 358 página(s) j3115

Excelente artículo sobre la historia de la histeria opiácea en EEUU.

Se suele citar como inicio de esta epidemia una carta publicada en el NEJM en 1980, en la que se refería la ausencia de pacientes con adicción, entre unos pocos más de 30.000 dados de alta de un hospital de EEUU; ni tan siquiera todos ellos habían recibido un opiáceo durante el ingreso hospitalario. Esta carta al director ha recibido más de 600 citaciones en publicaciones médicas; es citada habitualmente cuando se afirma que los analgésicos opiáceos no producen dependencia.

Las citaciones abusivas de estas pruebas de mala calidad han llevado incluso al NEJM, en una acción sin precedentes, a retirar la carta de su archivo, con una nota al inicio de la sección de correspondencia.

La campaña de los fabricantes se centró en una supuesta epidemia de dolor crónico en el país, en la (falsa) falta de efecto adictivo en la mayoría de los pacientes, etc., con la participación de “expertos”, pacientes (algunos falsos pacientes) e instituciones.

Los opiáceos tienen una eficacia limitada (prácticamente nula) en el tratamiento del dolor crónico. Algunos expertos en dolor han revisado o han renegado de su apoyo al uso de opiáceos para el tratamiento del dolor crónico.

Este uso de prácticas de eficacia no reconocida y seguridad desconocida ha ocurrido repetidamente en la historia de la medicina moderna: lidocaína para prevenir arritmias tras un infarto de miocardio, tratamiento hormonal sustitutivo en la menopausia, filtros de vena cava inferior que provocaban trombosis, etc.

Sin embargo, en ninguno de estos casos tanto como en el de los opiáceos han jugado un papel importante y combinado las compañías farmacéuticas que promovían el uso de sus opiáceos, los expertos y las instituciones, que han condicionado un sesgo cognitivo sobre el tratamiento prolongado del dolor crónico con analgésicos opiáceos.