Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 13/1/2021
SIETES contiene 93213 citas

 
Ref. ID 102003
 
Tweet
Anónimo. Trifluridine + tipiracil et cancer colorectal métastasé
La Revue Prescrire (Prescrire)
julio 2017
Volumen 37 página(s) 485-9

En los pacientes con un cáncer colorectal metastásico que han recibido varias líneas de quimioterapia, la esperanza de vida no sobrepasa unos meses. El regorafenib aumenta unas semanas la supervivencia media, pero a expensas de efectos adversos frecuentes y con frecuencia graves.

La combinación a dosis fijas de trifluridina con tipiracil ha sido autorizada en la UE en los pacientes con un cáncer colorectal metastásico que ya han recibido varias líneas de tratamiento. La actividad antitumoral está asociada a la trifluridina, una fluoropirimidina oral como la capecitabina. El tipiracil aumenta la biodisponibilidad de la trifluridina al inhibir una enzima que participa en su metabolismo.

En dos ensayos clínicos comparativos con placebo con un total de 972 pacientes con un cáncer colorectal metastásico que ya habían recibido varias líneas de quimioterapia. En estos ensayos, la supervivencia media fue de 7 a 9 meses en los grupos tratados con trifluridina+tipiracil frente a 5-7 meses en los grupos placebo, con una diferencia estadísticamente significativa. Un 20% de los pacientes sufrieron un efecto adverso grave asociado al tratamiento. Los principales efectos adversos son hematológicos y digestivos. La combinación también puede producir trombosis venosa y TEP, neumopatía intersticial y posiblemente insuficiencia renal. Se prevén interacciones con algunos antirretrovirales y también por adición de efectos adversos hematológicos.

La posología es compleja, y alterna períodos de toma del fármaco con períodos sin tratamiento, y una toma requiere a menudo asociar comprimidos de dosis diferentes.

En conclusión, en los pacientes con un cáncer colorectal metastásico que ya han recibido varias líneas de quimioterapia, la combinación de trifluridina con tipiracil ha mostrado una eficacia débil sobre la supervivencia y con frecuentes efectos adversos que afectan la calidad de vida. Limitarse a los cuidados sintomáticos adaptados es a menudo la opción más razonable. Según las prioridades del paciente y su estado general, esta asociación puede ser una opción con la esperanza de una supervivencia un poco alargada, bajo reserva de una información completa y equilibrada sobre los escasos efectos beneficiosos demostrados y los efectos adversos.