Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 18/9/2019
SIETES contiene 92806 citas

 
Ref. ID 101990
 
Tweet
Grosser T, Ricciotti E, Fitzgerald GA. The cardiovascular pharmacology of nonsteroidal anti-inflammatory drugs
Trends in Pharmacological Sciences (Trends Pharmacol Sci)
agosto 2017
Volumen 38 nº 8 página(s) 733-48

En esta excelente revisión se hace, entre otras cosas, una crítica de los ensayos clínicos SCOT y PRECISION, que fueron promovidos por Pfizer para “demostrar” que el celecoxib no implica mayor riesgo cardiovascular que los AINE “tradicionales”.

- No se compararon dosis equipotentes (ciertamente, la dosis de celecoxib fue baja), de manera que se infraestimó el riesgo cardiovascular de celecoxib.

- Más de la mitad de los pacientes del grupo de referencia (“AINE tradicional”) tomó diclofenac, un AINE que no puede ser considerado tradicional, sino inhibidor específico de la COX2, y con el que numerosos estudios han mostrado unas incidencia especialmente elevada de morbimortalidad cardiovascular atribuible al fármaco.

- Hubo una fase de entrada (run in) con titulación de la dosis de celecoxib, para excluir a los pacientes que respondieran menos a celecoxib que al AINE que habían recibido antes del ensayo. A pesar de ello celecoxib no fue efectivo sobre el dolor en una tercera parte de los pacientes, y la fase de entrada fue retirada del protocolo del ensayo después que se hubiera excluido a más de 1.400 pacientes por respuesta analgésica insuficiente a celecoxib.

- No fue a doble ciego, lo que puede haber modificado la percepción de la eficacia de los fármacos comparados.

- Se retiró un 51% de los aleatorizados a celecoxib comparado con un 30% de los aleatorizados a otros AINE. La causa de retirada fue falta de eficacia en el grupo celecoxib, en el doble de ocasiones que con los otros AINE (23% comparado con 10%).

- Fue un ensayo de no inferioridad, con un margen de no inferioridad inadecuadamente amplio.

- Las poblaciones fueron muy seleccionadas, de manera que se excluyó a las personas con riesgo cardiovascular elevado. Este fue de 0,95% por año, lo que refleja un bajo riesgo cardiovascular en ambos grupos.