Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 18/9/2020
SIETES contiene 93096 citas

 
Ref. ID 101597
 
Tweet
Liebmann JM, Cioffi GA. Nicking glaucoma with nicotinamide?
The New England Journal of Medicine (N Engl J Med)
25 de mayo 2017
Volumen 376 nº 21 página(s) 2079-81

Cuando la presión intraocular aumenta a niveles anormalmente elevados, se lesiona el nervio óptico, lo que da lugar a ceguera. Las neuronas lesionadas en caso de glaucoma son las células ganglionares de la retina, que están situadas en la retina interna y actúan como intermediarios neuronales entre la retina externa fotosensible y el cerebro. Transmiten la información visual a la zona correspondiente de la corteza cerebral. En el nervio óptico humano con glaucoma, se cree que la lesión está localizada en la lámina cribosa, en la que los axones (desprovistos de mielina) de las células ganglionares retinianas salen del ojo a través de poros de colágeno presentes en la esclerótica y son susceptibles a perturbaciones de su microambiente y su microarquitectura. La pérdida progresiva de elementos neuronales da lugar a lesión estructural irreversible y pérdida de la función.

Durante 150 años, el tratamiento del glaucoma se ha dirigido a reducir la presión intraocular anormalmente aumentada, con medios quirúrgicos o farmacológicos. Algunos estudios experimentales han sugerido una posible nueva vía de abordaje.

Recientemente se ha descrito disfunción mitocondrial en un modelo experimental de glaucoma en ratón, que se manifiesta en forma de incrementos crónicos, relacionados con la edad, de la presión intraocular y neuropatía óptica subsiguiente, de manera similar a la enfermedad en la especie humana.

Los investigadores demostraron además la presencia de niveles comparativamente bajos de dinucleótido de nicotinamida y adenina (NAD) en retina. El NAD es un cofactor de numerosas reacciones bioquímicas (los niveles tanto de NAD+ como de NADH fueron anormalmente bajos) y del antioxidante glutatión. En el envejecimiento normal se produce una disminución de los niveles de NAD, al igual que en los ratones con el modelo experimental de glaucoma.

Para examinar la hipótesis del déficit de NAD, se administraron suplementos dietéticos de nicotinamida a los ratones con glaucoma experimental. La nicotinamida es la amida de la vitamina B3 y un precursor de la NAD+), con el fin de potenciar la producción celular de energía. A la dosis más baja estudiada (equivalente a unos 2,5 g al día para una persona de 60 kg), se halló que la nicotinamida previene la pérdida estructural y funcional de las células ganglionares retinianas a pesar de la elevación continuada de la presión intraocular. Este efecto protector, dependiente de la dosis fue evidente a diferentes puntos de la progresión de la enfermedad, y no se registraron efectos adversos.

En resumen, la identificación de mecanismos celulares precoces antes del inicio de la enfermedad fenotípicamente evidente en un modelo en ratón ha dado lugar a una nueva vía de investigación para obtener una estrategia novedosa en el tratamiento del glaucoma. Es necesario evaluar con precisión si la neurodegeneración glaucomatosa puede ser tratada o incluso evitada con suplementos dietéticos de nicotinamida.