Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 20/1/2020
SIETES contiene 92881 citas

 
Ref. ID 101551
 
Tweet
Muanda FT, Sheehy O, Bérard A. Use of antibiotics during pregnancy and risk of spontaneous abortion
Canadian Medical Association Journal (Can Med Assoc J)
1 de mayo 2017
Volumen 189 nº 17 página(s) E625-33

ANTECEDENTES: El objetivo de ete estudio fue cuantificar la asociación entre exposición a antibióticos durante el embarazo y riesgo de aborto espontáneo.

MÉTODOS: Se realizó un estudio anidado de casos y controles en la Cohorte de Embarazos de Quebec (1998-2009). Se excluyeron las interrupciones planificadas y los embarazos expuestos a fármacos tóxicos para el feto. Se definió como aborto espontáneo un diagnóstico o procedimiento relacionado con aborto espontáneo antes de la 20ª semana de gestación. La fecha índice fue la del aborto. Se seleccionaron al azar 10 controles por caso, emparejados por edad gestacional y fecha (año). Se definió como uso de antibióticos la existencia de prescripciones con medicación retirada entre el primer día de la gestación y la fecha índice. Este uso fue comparado con (a) ausencia de exposición y (b) exposición a penicilinas o cefalosporinas. Se estudió cada grupo de antibióticos por separado, con comparación con los mismos grupos.

RESULTADOS: Tras ajustar por posibles factores de confusión, el uso de azitromicina [OR=1,65 (IC95%, 1,34-2,02); 110 casos expuestos], claritromicina [OR=2,35 (IC95%, 1,90-2,91; 111 casos expuestos], metronidazol [OR=1,70 (IC95%, 1,27-2,26); 53 casos expuestos], sulfamidas [OR=2,01 (IC95%, 1,36-2,97; 30 casos expuestos; tetraciclinas [OR=2,59 (IC95%, 1,97-3,41); 67 casos expuestos] y quinolonas [OR=2,72 (IC95%, 2,27-3,27); 160 casos expuestos] se asoció a un incremento del riesgo de aborto espontáneo. Se hallaron resultados similares cuando se utilizó la exposición a penicilinas o cefalosporinas como grupo de referencia.

INTERPRETACIÓN: Tras ajustar por posibles factores de confusión, la exposición a macrólidos (excepto eritromicina), quinolonas, tetraciclinas, sulfamidas y metronidazol durante el inicio del embarazo se asoció a un aumento del riesgo de aborto espontáneo. Estos resultados podrían ser útiles para poner al día las recomendaciones sobre el tratamiento de infecciones durante la gestación.