Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 19/8/2019
SIETES contiene 92796 citas

 
Ref. ID 101462
 
Tweet
Flory J. Will cardiovascular outcomes data on newer diabetes drugs bury the older agents?
JAMA Internal Medicine (JAMA Intern Med)
marzo 2017
Volumen 177 página(s) 301-2

Los fármacos para la diabetes reducen la glucosa plasmática y la hemoglobina glicosilada, pero los datos de su efecto beneficioso en variables cardiovasculares duras son muy escasas. En el año 2008, la FDA recomendó que los nuevos fármacos debían disponer de suficientes datos de ensayos clínicos para poder excluir un aumento inaceptable del riesgo cardiovascular.

Las compañías farmacéuticas respondieron rápidamente, reclutando a miles de pacientes en ensayos clínicos sobre los efectos cardiovasculares de los nuevos fármacos para la diabetes. A partir de noviembre de 2016, los 7 estudios que se completaron apoyaron la seguridad de los fármacos y 3 mostraron efectos beneficios cardiovasculares. Se demostró superioridad para los agonistas de los receptores GLP-1 liraglutida y semaglutida, y el inhibidor SGLT- 2 empagliflozina.

Dieciséis de los 17 ensayos diseñados con los nuevos grupos de hipoglucemiantes son comparativos con placebo. Sólo un estudio tiene un brazo de control activo y evalúa el inhibidor de DPP-4 linagliptina con la sulfonilurea glimepirida (NCT01243424).

Por tanto, parece que con los datos disponibles y los ensayos que están en marcha, pronto se dispondrá de más datos con los nuevos hipoglucemiantes que con fármacos como la metformina sobre la que nunca se había dudado. Ahiora parece que los datos con este fármaco son limitados.

El caso de las sulfonilureas resulta todavía más llamativo.Las sulfonilureas siguen siendo el grupo de hipoglucemiantes de segunda línea más prescrito. A diferencia de los nuevos agentes, no hay estudios cardiovasculares que hayan mostrado su seguridad. De hecho, los resultados del ensayo SPREAD-DIMCAD mostraron que en pacientes con diabetes de tipo 2 y cardiopatía isquémica la metformina fue superior a glipicida en reducir la morbimortalidad cardiovascular, al cabo de 5 años.

Con estos datos podría incluso llegar a replantearse su lugar en terapéutica.

A pesar de que tradicionalmente la FDA he consentido que los ensayos compararan el fármaco experimental con placebo, es necesario modificar las recomendaciones a favor de introducr comparadoresactivos entre los hipoglucemiantes considerados de referencia