Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 17/11/2017
SIETES contiene 92128 citas

 
Ref. ID 101458
 
Tweet
Anónimo. Femmes enceintes atteintes d'une maladie de Basedow
La Revue Prescrire (Prescrire)
marzo 2017
Volumen 37 página(s) 193-8

En la enfermedad de Basedow, el hipertiroidismo mal controlado durante la gestación expone a un riesgo de preeclampsia, insuficiencia cardíaca para la madre, retraso de crecimiento intrauterino, muerte fetal y prematuridad. Entre un 1 y un 5% de los neonatos pueden presentar un hipertiroidismo transitorio durante unas semanas a algunos meses después del nacimiento.

Fuera del embarazo, las tres opciones de tratamiento son los antitiroidales de síntesis, el yodo radioactivo y la tiroidectomía quirúrgica. Ninguno presenta una relación beneficio-riesgo claramente más favorable, incluso a largo plazo. El carbimazol o su metabolito, el tiamazol, son los antitiroideos con mejor relación beneficio-riesgo.

Durante la gestación, se consideran de elección los antitiroideos. Durante el primer trimestre, el propiltiouracilo se considera de elección, pues las malformaciones parecen menos graves y más raras que con el carbimazol o el tiamazol. Dado que todos los antitiroidales atraviesan la placenta y bloquean la función de la glándula tiroides fetal, se recomienda utilizarlos a la menor dosis posible, incluso mantener un cierto hipertiroidismo materno, excepto si hay un hipertiroidismo fetal.

Durante el segundo y tercer trimestres, si no se puede suspender el antitiroideo, el riesgo de alteración hepática del propiltiouracilo es un argumento para sustituirlo por el carbimazol o el tiamazol.

Para aliviar los síntomas, el propranolol es el bloqueador beta-adrenérgico de elección, con dudas sobre un riesgo de retraso de crecimiento intrauterino y efectos dosis dependientes sobre el neonato cuando se acerca el parto. Se recomienda utilizarlo lo más brevemente posible.

Dado que la cirugía puede asociarse a algún riesgo durante la gestación, se debería reservar en las situaciones en las que no se puede administrar un antitiroideo. El yodo radioactivo está contraindicado durante la gestación.

En el neonato hay que vigilar la función tiroidea.