Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 22/6/2017
SIETES contiene 91846 citas

 
Ref. ID 101455
 
Tweet
Anónimo. Nivolumab et cancer du rein métastasé en 2e ligne
La Revue Prescrire (Prescrire)
marzo 2017
Volumen 37 página(s) 170-1

En los pacientes con un cáncer de riñón metastásico, se considera de elección el sunitinib, un inhibidor de múltiples tirosincinasas con un efecto anti-VEGF. No se ha demostrado que la relación beneficio-riesgo del pazopanib (otro inhibidor de las tirosincinasas con efecto anti-VEGF) sea más favorable que la del sunitinib. Cuando se sospecha mal pronóstico, el temsirolimus, un inhibidor de la proteína mTOR, es una opción.

Cuando fracasa un inhibidor de las tirosincinasas, la eficacia de los antineoplásicos es incierta y exponen a numerosos efectos adversos. El sorafenib, otro inhibidor de las tirosincinasas con efecto anti-VEGF, parece aumentar la supervivencia media en unos 4 meses frente al temsirolimus en un ensayo clínico, pero con limitaciones metodológicas. El axitinib, otro inhibidor de las tirosincinasas anti-VEGF, y el everolimus (un inhibidor de la proteína mTOR) no ha mostrado efecto sobre la supervivencia en esta situación.

El nivolumab es un anticuerpo monoclonal inmunoestimulante. Aumenta la actividad de los linfocitos T, que poseen una acción antitumoral. Tras ser autorizado en la UE en algunos pacientes con un melanoma o un cáncer de pulmón no de células pequeñas, el nivolumab ha sido autorizado en los pacientes con un carcinoma renal metastásico y que ya habían recibido una quimioterapia.

En los pacientes con un cáncer renal metastásico, tras fracasar con un inhibidor de las tirosincinasas, un ensayo comparativo no ciego ha mostrado un alargamiento de la supervivencia media de unos 5 meses con el nivolumab, frente al everolimus, con muchos menos efectos adversos graves. En ausencia de comparaciones directas, no se conoce si la relación beneficio-riesgo del nivolumab es mejor que la de un inhibidor de titosincinasas no recibido en primera línea. A pesar de la evaluación clínica incompleta, el nivolumab se considera una opción en estos pacientes.