Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 17/10/2017
SIETES contiene 92076 citas

 
Ref. ID 101442
 
Tweet
Anónimo. Médicaments de l'obésité: trop de dégâts trop longtemps
La Revue Prescrire (Prescrire)
febrero 2017
Volumen 37 página(s) 105

En 2016 un grupo británico evaluó las causas de retiradas del mercado de fármacos para adelgazar. Entre 1964 y 2009 se retiraron 25 medicamentos en todo el mundo. En 22 de estos medicamentos estaba implicado un mecanismo de acción relacionado con los neurotransmisores dopamina, noradrenalina o serotonina, como el benfluorex (Mediator), la fenfluramina, la fentermina y la sibutramina. El rimonabant, un derivado cannabinoide, y otros dos con acción tiroidal.

Un 80% de las retiradas se basaron en datos de notificación espontánea: trastornos cardíacos en 8 fármacos, trastornos psiquiátricos en 7, abuso o dependencia en 13 medicamentos. En 7 medicamentos, las muertes fueron imputadas al fármaco.

La mediana de tiempo entre la comercialización y la primera señal de efecto adverso grave fue de 10 años; y la mediana de tiempo entre el primer señal de efecto adverso grave y la primera retirada del mercado en el mundo fue de 11 años.

Algunos ejemplos llaman especialmente la atención. La fenfluramina estuvo comercializada durante 24 años antes de la retirada del mercado mundial en 1997 por cardiotoxicidad, en concreto valvulopatía. El benfluorex estuvo comercializado en Francia durante 33 años antes de su retirada del mercado por cardiotoxicidad en 2009, mientras que las alteraciones valvulares eran similares a las causadas por fenfluramina y las estructuras químicas de estos dos fármacos eran similares. La sibutramina fue retirada en Europa en 2010, unos 9 años tras su autorización, y el rimonabant fue retirado en Europa en 2009, unos 2 años tras su autorización.

En este estudio no se evalúan las plantas utilizadas para adelgazar. A finales de los años noventa, decenas de pacientes en Europa presentaron una insuficiencia renal crónica tras haber sido expuestos a preparados a base de una planta para adelgazar, Stepharia tetranda. Estos preparados contenían otra planta de la familia de la Aristoloquia, y aproximadamente uno de cada dos pacientes presentó un cáncer de vías urinarias.

En conclusión, las autorizaciones y comercializaciones de fármacos para adelgazar consisten en repeticiones impactantes que dan lugar a que numerosos pacientes estén expuestos a efectos adversos graves durante muchos años. Las autoridades sanitarias deberían recordarlo y ser más exigentes antes de su comercialización.