Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 7/7/2020
SIETES contiene 93061 citas

 
Ref. ID 100860
 
Tweet
Novoa A. Medicina personalizada: mitos, ciencia “low cost” e intereses
NoGracias (NoGracias)
2016
página(s) 1

En estos últimos 15 años hemos vivido un desarrollo incesante de la investigación dirigida a identificar características moleculares de los cánceres y enfermedades raras, y el desarrollo de fármacos específicos para lo que se ha denominado medicina personalizada. Cuando algunos médicos se quejaron de que la medicina siempre había sido personalizada se pasó al término, que ha tenido menos éxito, de medicina de precisión.

Este atractivo concepto ha llamado también la atención de los medios de comunicación no especializados que informan con gran boato de cualquier mínimo avance, lo que unido a unas expectativas desmedidas y a unos intereses económicos gigantescos comprometidos en alimentar la ilusión, está trasmitiendo una idea equivocada de cuál es la situación actual.

Pero esta esperanza no es realista. Escribe Prasad:

“La evidencia acumulada indica que los tumores albergan un gran número de alteraciones moleculares, la mayoría de ellas sin un efecto clínicamente significativo”.

En opinión de Prasad, no van a cumplirse las elevadas expectativas generadas a principio de este siglo con la leucemia mieloide crónica respecto a la medicina de precisión:

“Los pacientes están siendo tratados con fármacos menos efectivos y más tóxicos y caros que los regímenes de quimioterapia convencionales”.

Hace falta investigación de más calidad con ensayos clínicos, aleatorizados y sólidos científicamente, como el ensayo clínico francés SHIVA cuyos resultados no van precisamente a favor de las terapias moleculares, que aparecen menos efectivas y más tóxicas.

El problema es que a pesar de la falta de evidencias, tanto la indicación de terapias moleculares off-label como la utilización de carísimos test genéticos para caracterizar los tumores, convenientemente estimuladas por la industria, sigue en aumento. Los médicos ignoran las evidencias científicas y ofrecen terapias y métodos diagnósticos no probados a pacientes desesperados, a los que les suena muy bien eso de la terapia y el diagnóstico de precisión.

Se pueden conseguir números suficientes de pacientes si la investigación es colaborativa. Prasad pone el ejemplo del ensayo clínico FIRM-ACT que consiguió reclutar a 300 pacientes con un cáncer muy raro -el tumor adrenocortical que tiene una incidencia de 0.7–2 por millón de habitantes- en menos de 6 meses.