Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 1/7/2020
SIETES contiene 93059 citas

 
Ref. ID 100799
 
Tweet
Baftiu A, Landmark CJ, Rusten IR, Feet SA, Johannessen SI, Larsson PG. Changes in utilisation of antiepileptic drugs in epilepsy and non-epilepsy disorders - A pharmacoepidemiological study and clinical implications
European Journal of Clinical Pharmacology (Eur J Clin Pharmacol)
octubre 2016
Volumen 72 nº 10 página(s) 1245-54

El éxito comercial de gabapentina y pregabalina en el tratamiento del dolor neuropático merece un análisis detallado. En este artículo se describen las características del uso de fármacos clasificados como antiepilépticos en Noruega entre 2004 y 2012. Los datos indican claramente que la mayoría de los pacientes los reciben por patologías que no son convulsivas, y que gabapentina y pregabalina son masivamente utilizadas para el tratamiento del dolor neuropático a pesar de su eficacia discutible (sesgo de publicación, corta duración de los ensayos clínicos, eficacia sólo a dosis altas según los metanálisis de la Colaboración Cochrane, incidencia elevada de efectos indeseados que afectan claramente la calidad de vida, falta de datos sobre eficacia y efectos indeseados en pacientes de edad avanzada, etc.).

En Noruega entre 2008 y 2012 el número de personas tratadas con fármacos (clasificados como) antiepilépticos aumentó ligeramente: Se registraron 29.775 pacientes tratados por dolor neuropático en 2008, que aumentaron hasta 59.880 en 2012. El número de pacientes tratados por epilepsia pasó de 43.477 a 41.029, y el de tratados por motives psiquiátricos disminuyó de 28.444 a 23.521.

Para el tratamiento de la epilepsia los más utilizados fueron lamotrigina, levetiracetam y carbamacepina y valproato. La lamotrigina también fue el primero en consumo en psiquiatría, mientras que gabapentina y pregabalina se utilizaron sobre todo en el tratamiento del dolor neuropático.

En migraña (158 pacientes tratados en 2008 y 394 en 2012) el más utilizado fue topiramato, aunque su consumo constituyó menos de un 1% del consumo total de antiepilépticos.

La mayoría de las prescripciones fueron realizadas por médicos de familia, y sólo 20% por especialistas.

Independientemente de su indicación, los nuevos antiepilépticos mostraron tasas de retención en tratamiento más altas (34% a 48%) y fueron utilizados durante períodos de tiempo más largos.

Cinco años después de la primera prescripción, entre los tratados por dolor neuropático la retención en tratamiento fue de 33% con carbamacepina (n=4.734), de 36% con pregabalina (n=14.018) y de 35% con gabapentina (n=32.938).

Entre 2004 y 2012, el consumo nacional de pregabalina se mantuvo estable, en alrededor de 2 DDD/1.000 habitantes y día. El de gabapentina pasó de 0,7 a 2 DDD por 1.000 y día.

Las DDD consumidas en el tratamiento del dolor neuropático pasaron de 0,4 por 1.000 y día en 2004, a 4 DDD por 1.000 en 2012.