Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 12/11/2019
SIETES contiene 92833 citas

 
Ref. ID 100652
 
Tweet
Anónimo. PARP inhibitors show significant promise in treating ovarian cancer
DIA Daily (DIA Daily)
6 de septiembre 2016
página(s) 6

Los inhibidores PARP (poli ADP ribosa polimerasa) están siendo desarrollados para numerosas indicaciones, la mayoría en oncología. Algunos tumores dependen más del enzima PARP que de las células normales, de manera que la PARP constituye una diana atractiva en oncología. Los inhibidores PARP parecen mejorar la supervivencia libre de progresión de la enfermedad, en pacientes con cáncer de ovario sensible al platino. El más evaluado hasta ahora en esta indicación es olaparib. Otros fármacos del grupo son veliparib, rucaparib, talazoparib e imiparib.

Mecanismo de acción

En cada ciclo celular el ADN es dañado miles de veces. Estos daños deben ser reparados. La BRCA1, la BRCA2 y la PAB2 son proteínas importantes para la reparación de las roturas de la doble hélice de ADN, por un mecanismo denominado reparación homóloga recombinativa (HRR), que no tiene errores. Cuando muta el gen de alguna de estas tres proteínas, se pueden producir errores en la reparación del ADN que eventualmente pueden dar lugar a cáncer. Cuando es sometido a daño suficiente en una sola vez, el gen alterado puede causar la muerte celular.

La PARP1 es una proteína importante para la reparación de las hélices simples rotas. Si los daños persisten sin ser reparados hasta la próxima duplicación del ADN (que debe preceder a la división celular), la propia duplicación puede determinar la formación de roturas en la doble hélice.

Los fármacos que inhiben la PARP1 causan múltiples roturas en la doble hélice, y en los tumores con mutaciones de BRCA1, BRCA2 o PALB2 estas roturas de la doble hélice no pueden ser reparadas de manera eficiente, lo que ocasiona la muerte celular. Las células normales, que no duplican su ADN con la frecuencia con que lo hacen las células tumorales, y que carecen de BRCA1 o BRCA2 mutantes, conservan su capacidad de reparación homóloga, lo que les permite sobrevivir a la inhibición de la PARP.

Se cree que el efecto beneficioso de estos fármacos sería máximo en mujeres con mutaciones BRCA (alrededor de un 15% de las pacientes de cáncer de ovario).