Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 23/2/2018
SIETES contiene 92199 citas

 
Ref. ID 100589
 
Tweet
Kesselheim AS, Avorn J, Sarpatwari A. The high cost of prescription drugs in the United States: origins and prospects for reform
Journal of the American Medical Association (JAMA)
23 de agosto 2016
Volumen 316 nº 8 página(s) 858-71

En EEUU el precio creciente de los medicamentos de prescripción es motivo de preocupación general. El objetivo de este análisis fue revisar los orígenes y los efectos de los precios elevados de fármacos en EEUU y considerar opciones de medidas que podrían contenerlos.

Se revisaron las revistas con revisión por pares y las publicaciones sobre políticas sanitarias entre enero de 2005 y julio de 2016, en busca de artículos sobre las fuentes de los precios de los medicamentos en EEUU, las justificaciones y consecuencias de los precios elevados y posibles soluciones.

RESULTADOS: El gasto en medicamentos por persona y año en EEUU es el más alto del mundo, en gran parte por la contribución de los precios de los medicamentos de marca, que en los últimos años han aumentado mucho más que el IPC. En 2013 el gasto por persona en medicamentos de prescripción fue de 858 $, comparado con una media de 400 $ en otros 19 países industrializados.

Se estima que en la actualidad en EEUU los medicamentos constituyen un 17% del gasto en sanidad. El factor más importante que permite la fijación de precios altos a las compañías es la exclusividad de mercado, protegida por los derechos de monopolio otorgados por la aprobación de la FDA y por las patentes. La disponibilidad de medicamentos genéricos tras este período de exclusividad constituye el principal medio para reducir los precios en EEUU, pero el acceso a los genéricos puede retrasarse con numerosas estrategias de mercado y legales.

El principal contrapeso contra los precios excesivamente altos durante el período de exclusividad es el poder de negociación del pagador, que en la actualidad en EEUU está limitado por varios factores, entre ellos la obligación de que la mayoría de planes de atención sanitaria cubran casi todos los productos.

Otro determinante clave del gasto en medicamentos lo constituyen las opciones que toma el médico al prescribir, al elegir entre varias alternativas, de precios diferentes. A pesar de que a menudo los precios altos se justifican por los supuestamente elevados costes de investigación y desarrollo, no hay pruebas de correlación entre costes de I + D y precio. De hecho en EEUU los precios de los medicamentos de prescripción son establecidos principalmente sobre la consideración de lo que el mercado puede soportar.

CONCLUSIONES Y RELEVANCIA: Los precios elevados de los medicamentos son la consecuencia de la estrategia por la que han optado los EEUU, consistente en otorgar a las compañías farmacéuticas monopolios protegidos por el gobierno, combinada con obligaciones de cobertura para la prestación farmacéutica financiada con fondos públicos.

Las estrategias a corto plazo más realistas para combatir los precios elevados son establecer condiciones más rigurosas para otorgar y ampliar los derechos de exclusividad, promover la competencia asegurando la pronta comercialización y disponibilidad de versiones genéricas cuando termine el período de exclusividad, crear más oportunidades para la negociación de precios por los pagadores públicos, generar más pruebas sobre la coste-efectividad comparada de las diferentes alternativas terapéuticas y educar a los pacientes, prescriptores, pagadores y gestores de manera más efectiva sobre estas opciones.