Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 14/10/2019
SIETES contiene 92822 citas

 
Ref. ID 100501
 
Tweet
Angermann CE, Gelbrich G, Störk S, Gunold H, Wachter R, Schunkert H, Graf T, Kindermann I, Haass M, Pankuweit S, Prettin C, Gottwik M, Böhm M, Faller H, Deckert J, Ertl G, for the MOOD-HF Study Investigators and Committee Members. Effect of escitalopram on all-cause mortality and hospitalization in patients with heart failure and depression. The MOOD-HF randomized clinical trial
Journal of the American Medical Association (JAMA)
28 de junio 2016
Volumen 315 nº 24 página(s) 2683-93

La prevalencia de la depresión es considerablemente más elevada en las personas con enfermedad cardiovascular que en las que no padecen enfermedad cardiovascular. Hay pruebas epidemiológicas que indican claramente una relación entre depresión y mal pronóstico de la insuficiencia cardíaca (ICC), en términos de mortalidad, ingresos hospitalarios y estado de salud. No obstante, no se ha demostrado que el tratamiento farmacológico de la depresión sea beneficioso en estos pacientes.

En el ensayo clínico SADHART-CH, de 12 semanas de duración, la sertralina no mejoró ni los síntomas de depresión ni los de ICC.

En esta ocasión se realizó un nuevo ensayo clínico en Alemania, con financiación parcial de compañía farmacéutica, el ensayo MOOD-HF, en el que se evaluó el efecto a largo plazo de escitalopram.

De 2.872 pacientes con ICC sistólica sintomática confirmada, fracción de eyección ventricular de <45% y síntomas de depresión, 372 pacientes (edad media de 62 años, 25% mujeres) que cumplían los criterios de DSM IV de depresión, fueron aleatorizados a escitalopram (a una dosis inicial de 5 mg al día para aumentar hasta un máximo de 20 mg al día en 6 semanas según la tolerancia) o placebo.

Ensayo clínico registrado con el nº ISRCTN33128015.

Todos los pacientes recibieron dosis más altas de los fármacos para la ICC, según tolerancia, consejos y ejercicios de recuperación de función física autónoma. El Comité de Seguimiento del ensayo interrumpió el estudio de manera precoz porque los resultados no mostraban diferencias, tras un seguimiento mediano de 18,5 meses.

No se registraron diferencias en la variable principal, que era muerte o ingreso hospitalario (63% con placebo, 64% con escitalopram). Al cabo de 12 semanas, el estado de salud y los síntomas de depresión mejoraron de manera similar en ambos grupos. No se registraron diferencias en efectos indeseados excepto un empeoramiento de la depresión, que fue más frecuente en el grupo placebo. La suspensión del tratamiento al cabo de 12 semanas fue significativamente más frecuente con escitalopram que con placebo (15% comparado con 7%).

Al igual que los del ensayo SADHART-CH, los resultados del MOOD-HF ponen en duda la utilidad de los antidepresivos ISRS en pacientes con ICC y depresión, tanto en el estado general de salud como en los síntomas de depresión. Un comentarista de JW dice que “es importante reconocer que principalmente nos estamos tratando a nosotros mismos; es poco probable que el paciente mejore”.