Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 15/3/2021
SIETES contiene 93212 citas

 
Ref. ID 100433
 
Tweet
Lee TC, McDonald EG, Bonnici A, Tamblyn R. Pattern of inpatient laxative use. Waste not, want not
JAMA Internal Medicine (JAMA Intern Med)
agosto 2016
Volumen 176 nº 8 página(s) 1216-7

El estreñimiento es frecuente: ocurre en hasta un 15% de los adultos sanos, un 39% de los pacientes ingresados en salas de medicina en hospitales, y aparece durante el ingreso hospitalario en un 43% de los pacientes. Dada su frecuencia y dada la diligencia de los profesionales en tratarlo, su uso hospitalario es frecuente. Aunque los laxantes no son caros, conllevan importantes costes indirectos: gestión de farmacia, tiempo de enfermería, contribución a las interacciones e incremento de las exploraciones digestivas, cuando producen diarrea, para descartar infección por C difficile.

No hay pruebas de eficacia de algunos laxantes, como el docusato sódico o cálcico.

MÉTODOS: Se examinaron datos de distribución de la farmacia del Hospital Universitario de la Universidad McGill (832 camas) en Montreal. Se calcularon los costes de los medicamentos, el tiempo de enfermería (estimado en 45 segundos por dosis) y la proporción de pacientes dados de alta con una prescripción de un laxante.

RESULTADOS: El fármaco utilizado con mayor frecuencia fue docusato, con más de 165.000 dosis, y necesitó 2.065 horas de enfermería. En conjunto, se dispensaron más de 258.000 dosis de laxantes, que necesitaron unas 3.233 horas de enfermería. De 1.480 pacientes dados de alta, 738 (49,9%) recibieron una prescripción de laxante al alta, 163 de un senósido (11%) y 142 de lactulosa (9,6%).

DISCUSIÓN: En nuestra institución se administran más de 250.000 dosis de laxantes cada año. lo que necesita el equivalente de casi dos jornadas completas de enfermería para su dispensación. En un 64% de los casos el medicamento fue un laxante a base de docusato, un fármaco sobre el que existen pruebas escasas de eficacia en la prevención y el tratamiento del estreñimiento.

Estos medicamentos contribuyen a la polimedicación, especialmente preocupante para los pacientes con dificultades para la deglución. Además, casi en un 50% de los pacientes el uso de docusato prosiguió después del alta hospitalaria, de manera que algunos pacientes se convertirán en consumidores crónicos de laxantes.

Entre los 2,8 millones de personas con aseguramiento público en Ontario (con una población de 13,6 millones), en 2012 el gasto en laxantes fue de más de 28 M$ canadienses.

Aunque parezca trivial, el uso rutinario de laxantes es un malgasto. Quizá sea el momento de realizar un ensayo clínico en el que se examine la eficacia y el efecto beneficioso clínico del uso de laxantes en pacientes hospitalizados.