Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 23/10/2019
SIETES contiene 92827 citas

 
Ref. ID 100400
 
Tweet
Greene MF, Drazen JM. A new label for mifepristone
The New England Journal of Medicine (N Engl J Med)
9 de junio 2016
Volumen 374 nº 23 página(s) 2281-2

Cuando un promotor realiza un ensayo clínico en fase III de una nueva entidad molecular, para apoyar la solicitud de registro del nuevo fármaco, tiene fuertes motivos para realizar el ensayo en condiciones que maximicen la eficacia y minimicen la inseguridad. Dada la sensibilidad sociopolítica que rodea el fármaco y su indicación, estos incentivos nunca fueron tan fuertes como le ocurrió al patrocinador de la mifepristona (RU-486) en relación con la interrupción del embarazo.

Por esta razón, las condiciones en las que se realizaron los dos ensayos clínicos efectuados en EEUU con este fármaco fueron muy conservadoras. La edad gestacional máxima fue de hasta 63 días de amenorrea, tanto con el objeto de maximizar la probabilidad de éxito como con el de minimizar el riesgo de hemorragia excesiva. La dosis relativamente elevada de mifepristona que se utilizó en estos ensayos (600 mg) maximizó la probabilidad de eficacia, y la dosis del segundo fármaco (400 µg de misoprostol) para completar la operación fueron administradas bajo la supervisión directa y se exigía una estancia de por lo menos 4 h en la unidad donde se efectuaba el procedimiento, con el find e minimizar los efectos indeseados. La solicitud de la compañía en relación con la indicación fue incluso más conservadora (para utilizar en los primeros 49 días de amenorrea), con el fin de optimizar al máximo las condiciones para el éxito y minimizar las condiciones que se asocian a facaso y necesidad de completar el procedimiento por medios quirúrgicos.

Incluso cuando ya se había presentado la solicitud de registro a la FDA, se iba acumulando pruebas de otros ensayos de gran tamaño realizados por la OMS, que demostraron que una dosis de 200 mg era tan eficaz como una de 600 mg, a un coste de una tercera parte. A pesar de que se acumularon pruebas crecientes de que una pauta más barata de mifepristona tendría la misma eficacia, nadie quiso reiniciar el proceso, que en total necesitó 54 meses, repitiendo los grandes ensayos clínicos necesarios para obtener el registro con la dosis más baja. Durante más de una década se acumularon nuevas pruebas que indican que este tratamiento es eficaz durante 70 días de amenorrea, y que se puede administrar el misoprostol a domicilio, después de la mifepristona. No es sorprendente que muchos centros adoptaran la dosis baja, q ue la usaran en gestaciones más avanzadas, y que promovieran su uso en el domicilio, poco tiempo después de su aprobación.

El 30 de marzo de 2016 la FDA ha hecho pública la nueva ficha técnica, que se puede encontrar en: www.accessdata.fda.gov/drugsatfda_docs/label/2016/020687s020lbl.pdf), que contiene tres modificaciones importantes: se recomienda la dosis de 200 mg (un comprimido) en lugar de los tres comprimidos aprobados originalmente, se amplía la indicación hasta 70 días de amenorrea y se elimina formalmente la exigencia de que la dosis de misoprostol sea administrada en un centro médico, además de que no se exige el seguimiento durante 4 horas.

Estas modificaciones mejorarán considerablemente el acceso a la interrupción médica de la gestación, no sólo porque se reduce el precio del medicamento, sino también porque se elimina formalmente la exigencia de efectuar el procedimiento en un centro médico, lo cual abarata el coste, y se amplía el plazo en el que se puede usar.