Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 19/8/2019
SIETES contiene 92796 citas

 
Ref. ID 100326
 
Tweet
Dyer O. Physician whistleblower is awarded $59m in Pfizer settlement
British Medical Journal (BMJ)
26 de febrero 2016
Volumen 352 página(s) i1195

Pfizer ha pagado una indemnización de 784 M$ como compensación por una demanda contra Wyeth (compañía absorbida por Pfizer) por haber cobrado un precio excesivo a Medicaid, superior al precio con descuento ofrecido a otros hospitales privados, por el fármaco pantoprazol.

Este acuerdo no constituye ningún récord, pero ha llamado la atención por la recompensa de los chivatos que demandaron inicialmente a Pfizer, uno de ellos era un antiguo visitador médico de AstraZeneca y el otro un especialista en medicina interna de Louisiana, William LaCorte, que recibió 59 M$ del gobierno de EEUU en concepto de recompensa por la denuncia efectuada. La cláusula “qui tam” de la legislación sobre chivatazos desde empresas que estafan al estado consiste en que un ciudadano privado demanda a la empresa para evitar que el estado sea estafado, y a continuación el estado se une a la demanda planteada por el ciudadano.

Las modificaciones de las remuneraciones a los chivatos de la cláusula qui tam han avivado los chivatazos sobre fraudes al estado. Desde 2009 se han recuperado 27.000 M$, una cantidad equivalente a la recuperada en los 20 años anteriores. El fraude en sanidad es con mucha diferencia el más importante, y equivale a más de la mitad del total.

En 2015 la administración pública se unió a más de 500 denunciantes, lo que constituye un nuevo récord, y recuperó más de 3.500 M$.

No es la primera vez que LaCorte recibe una recompensa por una denuncia d fraude. Hasta el momento lleva ya ganados unos 100 M$: los 59 M$ de la denuncia a Pfizer, más 23 M$ de una denuncia a Merck en 2008 y unos 15 M$ por otras cuatro denuncias menores anteriores. LaCorte ha entablado ya 12 denuncias, de las que ha ganado cinco.

La demanda contra Merck fue debida a que se dio cuenta de que las prescripciones de fármacos antiulcerosos eran sistemáticamente cambiadas por famotidina (Pepcid®). Descubrió que Merck estaba ofreciendo grandes descuentos a los hospitales para estimular el consumo de famotidina. Tras un acuerdo por 250 M$, recibió 23 M$ netos tras descontar los gastos de abogados. En la actualidad posee una barca llamada Pepsid.