Sistema de Información Esencial en Terapéutica y Salud

@SIETES7

Última actualización: 14/12/2019
SIETES contiene 92854 citas

 
Ref. ID 100319
 
Tweet
Rector TS, Adabag S, Cunningham F, Nelson D, Dieperink E. Outcomes of citalopram dosage risk mitigation in a veteran population
The American Journal of Psychiatry (Am J Psychiatry)
10 de mayo 2016
página(s) 1

Según los resultados de este estudio realizado en EEUU, las personas de edad avanzada que tomaban citalopram a dosis de >40 mg al día y cuya dosis fue reducida en seguimiento de las recomendaciones de la FDA de evitar dosis >40 mg al día debido al riesgo de alargamiento del intervalo QT experimentaron más ingresos hospitalarios por todas las causas y también por depresión, y no mostraron una menor incidencia de arritmias.

A menudo las recomendaciones para ayudar al prescriptor a seleccionar tratamientos con relación beneficio/riesgo aparentemente más favorable, tienen consecuencias opuestas a las deseadas. En Europa la EMA advirtió por el mismo motivo contra la toma de dosis de >40 mg al día de citalopram y escitalopram (>20 mg en mayores de 65 años); en el Institut Català de la Salut se promovió la reducción de dosis de estos fármacos según los criterios de la EMA y de la AEMPS, y el número de pacientes tratados con dosis altas se redujo sustancialmente (de más de 8.000 para citalopram y más de 6.000 para escitalopram, a unos 1.400 y unos 1.200). De ahí el interés de este estudio. No obstante, el estudio tiene numerosas limitaciones metodológicas que se comentan al final. Además, se constató una importante reducción de la dosis media de citalopram, de 62 mg al día a 40 mg al día o menos, con lo que el efecto observado sobre los ingresos hospitalarios por depresión podría ser atribuible a la abstinencia de antidepresivo.

Los investigadores examinaron las historias clínicas de 35.848 pacientes que tomaban dosis altas de citalopram; 18.407 pacientes

OBJETIVO: Una nota publicada por la FDA declaró que las dosis de citalopram de >40 mg al día ya no eran consideradas seguras porque se había reconocido un nuevo riesgo de alargamiento del intervalo QT dependiente de la dosis. Se comparó la incidencia de ingresos hospitalarios y la mortalidad cuando las dosis altas de citalopram fueron reducidas a <40 mg al día o no lo fueron.

MÉTODOS: Se realizó un estudio retrospectivo de cohortes en la base de datos de historias electrónicas de la Veterans Administration (VA, de militares) en pacientes que recogían dispensaciones de citalopram a dosis de más de 40 mg al día en agosto de 2011, cuando la FDA publicó su nota informativa. Se compararon los ingresos hospitalarios y la mortalidad después que las dosis de citalopram hubieran sido reducidas a <40 mg al día o no lo hubieran sido con regresión multivariada de Cox.

RESULTADOS: La cohorte estuvo constituida por 35.848 personas (edad media de 58 años (DE=11); 92% hombres) y recibió prescripciones de citalopram equivalentes a una dosis media diaria de 64 mg (DE=8,3). En los 180 días siguientes a la publicación de la nota de la FDA, un 60% pasó a prescripciones de 40 mg al día. En las personas en las que no se redujo la dosis, esta se mantuvo en una media de 62 mg al día.

Se observó un aumento significativo de luna variable compuesta de ingresos hospitalarios y mortalidad [HR=4,5 (IC95%, 4,1-5,0)] y de otra variable compuesta de ingresos hospitalarios por depresión más mortalidad [HR=2,2 (IC95%, 1,8-2,6)]. La mortalidad no se redujo [HR=1,0 (IC95%, 0,8-1,3)], ni tampoco los ingresos hospitalarios por arritmia ni la mortalidad por todas las causas [HR=1,3 (IC95%, 1,0-1,7)].

CONCLUSIONES: En una población numerosa que había recibido anteriormente dosis considerablemente más altas de citalopram, la reducción de las dosis prescritas al nuevo límite de seguridad recomendado por la FDA se asoció a una mayor tasa de ingresos hospitalarios.

[En este estudio no se pudo controlar según la gravedad de la depresión o del síndrome de estrés postraumático, frecuente en militares de EEUU, ni por la presencia de arritmias que no causaran ingreso hospitalario, ni tampoco por la toma concomitante de otros fármacos que también puedan alargar el intervalo QT. Tampoco se consideró la atención sanitaria que los afiliados a la VA pueden recibir en otras instituciones. Se entiende poco la idoneidad de las variables compuestas de mortalidad + ingreso hospitalario por todas las causas o por depresión. Por otra parte, el término “ingreso hospitalario por arritmia” no incluye por definición la muerte súbita por arritmia ventricular. No obstante, los resultados merecen consideración, y obligan a evaluar los resultados de las actividades comunicativas en farmacovigilancia no sólo en términos de cambios de los hábitos de prescripción (variable subrogada), sino en términos de resultados en salud para los pacientes. Aparte de esto, los resultados de este estudio deben ser considerados simplemente generadores de hipótesis, porque no demuestran relación causal, ni efecto beneficioso de citalopram sobre el curso de la depresión.]